Washington. Profesionales de seguridad cibernética del gobierno estadounidense se encuentran cada vez más preocupados por la posibilidad de que piratas informáticos aprovechen el cierre parcial de la administración para manipular los datos confidenciales del gobierno y de que roben la información de los ciudadanos, y que el personal no pueda defenderse de los ataques.

No está nada claro que el grupo de contratistas y empleados esenciales que permanecen en el trabajo, y sin remuneración, estén lo suficientemente equipados para defenderse de un ataque de este tipo, comentó un gerente de seguridad informática del gobierno. El riesgo aumenta cada día que permanece cerrada de manera parcial la administración.

“Nunca antes habíamos estado trabajando en los límites de la manera actual, y no sé si están equipados para soportar” el cierre, afirmó un funcionario que administra una docena de sistemas digitales en una agencia federal, que en la actualidad se encuentra de licencia.

“La gente asocia el cierre parcial  con unas vacaciones pagadas y eso es un insulto”, dijo. “Estoy disponible 24/7 si me necesitan. Todos los miembros de mi equipo están trabajando sin recibir pago, y se aseguran de que todo funcione”.

De la docena de sistemas digitales que este funcionario con licencia administra, todos, con la excepción de uno, han suspendido las operaciones durante el cierre.

Reveló que el sistema que aún funciona no contiene información confidencial. Lo peor que podrían hacer los piratas es penetrar directamente en él para alterar la información, generar confusión y aumentar la desconfianza en el gobierno.

“Los ciberataques no son afectados por el cierre, se están aprovechando del cierre”, refirió Bruce McConnell, exfuncionario cibernético del Departamento de Seguridad Nacional.