Washington.- Estados Unidos teme que el régimen sirio esté preparando una nueva matanza de acuerdo con informaciones que apuntan a un movimiento sospechoso de helicópteros, tanques y morteros en la localidad de Hafe (noroeste), informó el gobierno el lunes.

Estados Unidos se une a (el emisario de Naciones Unidas y la Liga Arabe) Koffi Annan al expresar su preocupación ante las informaciones procedentes de Siria que apuntan a que el régimen estaría preparando una nueva masacre", declaró a periodistas la portavoz del Departamento de Estado Victoria Nuland.

"Recordamos a los comandantes sirios una de las lecciones de (la guerra de) Bosnia: la comunidad internacional puede descubrir qué unidades son responsables de crímenes contra la humanidad y seréis considerados responsables de vuestras acciones", añadió Nuland.

"¿Qué gobierno usa voluntariamente helicópteros y dispara desde ellos contra su propio pueblo si no es que está desesperado? ¿Qué gobierno utiliza matones en camiones si no es que está desesperado?, se preguntó la portavoz de la diplomacia estadounidense.

Nuland volvió a rechazar la posibilidad de una intervención militar de Washington en Siria para sacar del poder al presidente Bashar al Asad, una iniciativa a la que Moscú, gran aliado de Damasco, se opone firmemente.

"Nuestra preocupación se basa en que hacer intervenir fuerzas extranjeras en este conflicto -que está al borde, como todo el mundo dice, de convertirse en una guerra civil- no lo transforme en una guerra de poderes", precisó.

Un portavoz de Annan trasmitió el lunes por la mañana la preocupación del emisario internacional sobre "recientes bombardeos en Homs (centro), así como informaciones sobre el uso de morteros, tanques y helicópteros en Hafe, en la provincia de Latakia".

Al menos 52 personas, en su mayoría civiles, murieron este lunes en Siria en una nueva jornada de violencia, el mismo día en que Rusia e Irán, dos aliados del régimen de Bashar al Asad, anunciaron que se reunirán el miércoles para abordar la situación.

Tras la jornada del domingo en la que murieron 63 personas, la represión de la revuelta contra el régimen, que cumple 16 meses, y los combates entre soldados e insurgentes dejaron este lunes 28 civiles, 20 soldados y cuatro rebeldes muertos, indicó la organización no gubernamental Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

apr