Barcelona. La ministra de Política Territorial y Función Pública, Meritxell Batet, ha afirmado que “sería mejor que no hubiera (políticos) gresos para poder hacer política en Cataluña” e indicó que el gobierno “sólo podía hacer una cosa”, que es trasladarlos a cárceles catalanas, cuya competencia es de la Generalitat. “Todo lo demás depende del Poder Judicial”, comentó.

Para hacer política, que es lo que nosotros queremos hacer, por supuesto que sería mejor que no hubiera presos, pero es una decisión judicial que nosotros debemos respetar. Y eso no puede impedir apostar por esa agenda de normalidad”, ha indicado la titular de Política Territorial en una entrevista en El País.

Nuevo encuentro en las calles

La policía en Barcelona tuvo que intervenir para mantener separadas una manifestación de separatistas y otra de personas que apoyan la unidad en Cataluña.

Los agentes formaron una barrera para evitar que los grupos opuestos se alcanzaran entre sí. no se reportaron incidentes violentos.

“Ellos dejaron que los separatistas tomaran la plaza y no pudimos entrar. La gente está furiosa”, dijo a la televisora catalana TV3 Gloria Lago, una de las organizadoras de la marcha.

Unos 1,000 españoles marcharon el domingo por el centro de Barcelona contra el movimiento separatista de Cataluña y exigieron que se enseñe más castellano en las escuelas locales.

Manifestantes agitaron banderas españolas gritando “¡no somos fascistas, somos españoles!” y “¡no te dejes engañar, Cataluña es España!”.

La marcha del domingo fue organizada por el grupo Hablamos Español, dedicado a aumentar la presencia del castellano en las escuelas de Cataluña. En las escuelas de la región, la gran mayoría de las asignaturas se imparten en catalán.

Mientras tanto, cientos de partidarios de la secesión se manifestaron en una plaza del centro de Barcelona para exigir la independencia catalana y defender la política lingüística actual en las escuelas. El español y el catalán son hablados por 7.5 millones de residentes en la región.