Río de Janeiro. Bajo la investigación Lava Jato, la policía federal de Brasil detuvo este jueves a 22 personas, entre ellas, siete diputados de la Asamblea Legislativa de Río de Janeiro, acusados de haber recibido sobornos por varios millones de dólares a cambio de votos y apoyo para empresas.

Los siete parlamentarios detenidos se suman a los ya encarcelados por haber participado en el esquema de corrupción, por lo que 14% del total del poder Legislativo del estado de Río de Janeiro está arrestado como consecuencia de las irregularidades.

También fueron detenidos miembros del gobierno del estado y de empresas públicas, acusados de integrar una trama que habría involucrado al menos 54 millones de reales (unos 15 millones de dólares).

El coordinador de la policía federal en Río de Janeiro, Ricardo Saadi, dijo que los legisladores recibían “ventajas a cambio de defender los intereses de esa organización criminal”, en referencia al pago de coimas por parte de personas cercanas al exgobernador Sergio Cabral, encarcelado y condenado por su implicación en la Operación Lava Jato.

Cabral, acusado de convertir el estado de Río de Janeiro en un territorio dominado por organizaciones criminales con vínculos políticos y empresariales, habría pagado y repartido cargos entre los parlamentarios a cambio de “neutralizar el control que los diputados deberían ejercer sobre el Ejecutivo” del exgobernador.

Interrogatorio

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, preso en Curitiba (sur), será interrogado el 14 de noviembre en relación a otro caso de la investigación Lava Jato.

Lula debe responder por el presunto beneficio de reformas pagadas por grandes constructoras entre el 2010 y el 2014 en una hacienda en Atibaia, interior de São Paulo, atribuida de facto al exmandatario a cambio de contratos con Petrobras.