Sofía. El primer golpe de Donald Trump al instalarse en la Casa Blanca fue sacar a Estados Unidos del acuerdo sobre cambio climático de París. Desde entonces, los enfrentamientos con la Unión Europea no han cesado.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, dijo que las acciones de Estados Unidos durante la presidencia de Trump son “caprichosas”, agregando que “con amigos como Trump, no hacen falta enemigos”.

Al aumentar las disputas transatlánticas, Tusk encabeza una cumbre de la Unión Europea para lidiar con diferencias con el gobierno de Trump, que se centran en la salida de Estados Unidos del pacto nuclear con Irán y la amenaza de imponer sanciones comerciales al bloque europeo.

Tras listar los problemas tradicionales que enfrenta Europa, desde el creciente poder de China hasta la beligerancia de Rusia, Tusk dijo: “Hoy presenciamos un nuevo fenómeno: la firmeza caprichosa del gobierno estadounidense”.

“Hablando francamente, Europa debería estar agradecida con el presidente Trump porque gracias a él nos hemos deshecho de toda ilusión. Nos ha hecho darnos cuenta de que si necesitas una mano, la encontrarás al final del brazo”, dijo Tusk, horas antes de que los 28 líderes comenzaran su cena de trabajo en Sofía.

Tusk ha criticado a Trump desde hace tiempo, llegando a decir antes de su elección como presidente de Estados Unidos que con un Donald en la política internacional era suficiente.

Europa ejemplifica el uso de negociaciones multilaterales, para resolver todo desde reglas del comercio global hasta la amenaza de armas nucleares por Irán.