Las pérdidas en la agricultura por la sequía en Argentina y por ende en el ingreso de divisas al país, serán cercanas a los 5,000 millones de dólares, informó el gobierno.

En un estudio que le encomendó el Ministerio de Agricultura para comprender la magnitud de la sequía, el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) refirió que hasta el martes pasado, el impacto climático sobre la producción es mayor en el maíz y la soya, lo que implicará severas bajas en rendimiento de la futura cosecha.

El INTA sostuvo que en el ciclo 2011-2012 se sembró una superficie 19% superior al promedio de los últimos cinco años, pero por la falta de lluvias, la productividad caerá entre 19 y 34% contra la campaña previa.

Según el instituto, la producción maicera 2011-2012 será entre 17 millones y 21 millones de toneladas, es decir, hasta 9 millones de toneladas menos que en el ciclo anterior, con una pérdida de 2,250 millones de dólares.

El cálculo oficial está levemente por debajo de las proyecciones de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, que prevé una producción de 22 millones de toneladas como techo .

Sobre la soya, el INTA puntualizó que la siembra subió 7% contra el promedio de los últimos cinco ciclos, y si bien el estado de los cultivos es muy variable, el rendimiento esperado será levemente inferior al promedio .

Eso determinará que el rango de producción estará entre 43 millones y 47 millones de toneladas si se mantienen las condiciones climáticas normales para la época , es decir, si llueve con regularidad.

Las cifras del INTA implican que en soya habrá una caída en el volumen de producción de entre 2 millones y 6 millones de toneladas.

La pérdida en soya ascendería a 2,700 millones de dólares. Sumados ambos cultivos, el país tendría unos 5,000 millones de dólares menos de ingreso.

Contenido de la Red Iberoamericana de Prensa Económica