El senador demócrata Ron Wyden criticó al presidente estadounidense, Donald Trump, por incumplimientos en el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) por parte de Canadá y, sobre todo, de México. Los cuestionamientos fueron plasmados en una carta que Wyden envió este viernes a la Casa Blanca.

“En pocas palabras, los acuerdos sólo valen el papel en el que están escritos cuando nuestros socios comerciales cumplen con sus compromisos. En particular, hay varios temas importantes que México y Canadá deben abordar para cumplir con sus obligaciones”, dijo.

En primer término, argumentó que las obligaciones laborales en el T-MEC son más ambiciosas que las de cualquier otro acuerdo comercial de Estados Unidos y van acompañadas de un plan de cumplimiento novedoso específico para las instalaciones.

“Sin embargo, México ya ha comenzado a perder puntos de referencia en el calendario para cumplir con sus obligaciones. Además, la Administración aún no ha emprendido ninguna acción de cumplimiento, ya sea en virtud de la solución de controversias tradicional de Estado a Estado o el nuevo Mecanismo de Respuesta Rápida, a pesar de la persistencia de violaciones laborales en México”, dijo.

En cuanto al sector automotriz, Wyden expuso que si bien se desarrollaron nuevas reglas de origen destinadas a fortalecer la fabricación en Estados Unidos como parte del T-MEC, quedan “enormes lagunas” en cuanto a lo que los fabricantes de automóviles y sus proveedores deben hacer para cumplir con las reglas, que aún no se han llenado.

“Además, varios meses después de la entrada en vigor, los fabricantes de automóviles continúan negociando ‘planes de transición’ con la Administración que excusarán el incumplimiento durante los próximos años con poca o ninguna transparencia con respecto a las dispensas que se han otorgado”, añadió.

En anticorrupción, el Capítulo 27 del T-MEC establece obligaciones claras con respecto a la corrupción. Si bien Estados Unidos y Canadá ya tienen leyes que satisfacen las disposiciones del Capítulo 27, México debe revisar sus leyes federales para implementar las disposiciones descritas en el Capítulo 27, incluso en lo que se refiere al soborno, libros y registros extranjeros y otras disposiciones, afirmó el Senador. “No parece que se hayan producido tales revisiones”, dijo.

Respecto a productos lácteos, antes de la entrada en vigor, Canadá anunció nuevas regulaciones que se esperaba que implementaran sus compromisos de acceso al mercado de productos lácteos.

“Ésta es una de las pocas áreas en las que el acuerdo proporcionó un nuevo acceso al mercado genuino, aunque limitado. Sin embargo, las nuevas regulaciones de contingentes arancelarios de Canadá no son consistentes con el texto del USMCA y probablemente llevarán a que los productores de lácteos no reciban el acceso al mercado prometido por Canadá”, dijo.

Además, durante las negociaciones, México acordó reconocer ciertos nombres de quesos comunes que garantizan el acceso continuo al mercado para los productores estadounidenses, pero México “aún tiene que traducir de manera significativa esta obligación en su regulación u otros requisitos internos”.

Por último, en biotecnología, a pesar de aceptar nuevas obligaciones específicas para los productos de la biotecnología, México sigue, según el Senador, sin emitir aprobaciones para los productos biotecnológicos estadounidenses, de manera incompatible con las propias regulaciones de México. 

roberto.morales@eleconomista.com.mx