El amplio paquete de estímulo económico promovido por el presidente estadounidense Joe Biden no comprenderá un aumento del salario mínimo, dictaminó este jueves la funcionaria responsable de proteger las reglas del Senado, condenando de hecho esta cláusula a desaparecer.

La senadora Elizabeth MacDonough dijo a los legisladores que el aumento del salario mínimo no puede formar parte del paquete contra el coronavirus de 1.9 billones de los dólares si los demócratas buscan aprobarlo a través de un proyecto de ley a prueba de obstruccionismo.

El proceso, conocido como reconciliación, permite a los legisladores aprobar un proyecto de ley relacionado con el presupuesto con solo una mayoría simple de 51 votos en la cámara de 100 miembros, en lugar de los 60 votos que normalmente se requieren para una legislación crucial.

Los republicanos del Senado, cámara en la que tienen el mismo número de escaños que los demócratas, se oponen en gran medida al paquete de ayuda, lo que significa que los demócratas deberían dejar de lado el aumento del salario mínimo nacional a 15 dólares por hora (hoy es de 7,25) si quieren tener alguna posibilidad de que el paquete se apruebe.

El presidente Biden está decepcionado con este resultado, habiendo propuesto incluir el aumento en el salario mínimo a 15 dólares" por hora en el amplio plan de estímulo, escribió la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki.

El mandatario pidió "al Congreso que actúe rápidamente" para aprobar el plan, señaló.

La decisión se produce un día antes de que la Cámara de Representantes vote sobre el plan destinado a brindar alivio a millones de familias estadounidenses en apuros, junto con empresas y comunidades afectadas por la pandemia.

El fallo concierne solo al Senado, pero debido a que cualquier proyecto de ley debe ser aprobado por ambas cámaras antes de que el presidente lo promulgue, la decisión elimina efectivamente el aumento salarial del paquete.

Esto "refuerza que la reconciliación no se puede utilizar como un vehículo para aprobar un cambio legislativo importante - por cualquiera de los partidos - en un voto de mayoría simple", comentó el senador republicano Lindsey Graham en Twitter.

El senador Bernie Sanders, un demócrata que se define como socialista y que preside el Comité de Presupuesto del Senado, emitió un comunicado criticando la decisión.

La mayoría de los estadounidenses, dijo, apoyan un aumento del salario mínimo, pero, "debido a las reglas arcaicas y antidemocráticas del Senado, no se puede avanzar para acabar con los salarios de hambre y aumentar los ingresos de 32 millones de estadounidenses. Esa lucha continúa".