Los presidentes Andrés Manuel López Obrador, y Juan Orlando Hernández, de Honduras, presentarán este sábado en Minatitlán, Veracruz, el programa Plan de Desarrollo Integral: Sembrando Vida y Jóvenes Construyendo el Futuro.

Al igual que en el caso de El Salvador se buscará fortalecer los sistemas productivos agroforestales y combinar la producción de los cultivos tradicionales en conjunto para generar empleos y mejorar los ingresos de los pobladores. Como parte del programa Sembrando Vida se espera que México invierta 30 millones de dólares en Honduras.

Rolando Sierra, especialista en migración y director de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso) en Honduras, destacó que desde aquella nación el Plan de Desarrollo Integral para Centroamérica es visto como una oportunidad para impulsar el desarrollo del país y la región, aunque por otra parte este nuevo esfuerzo no representa nada diferente en comparación de otros programas que ya se han incentivado desde hace años atrás.

“Hay diversas opiniones entre varios sectores, para unos representa una oportunidad pero otros lo ven con escepticismo pues los resultados de anteriores planes no llegan a reflejarse para mejorar el desarrollo de Honduras”.

El especialista reiteró que en Honduras la pobreza y la inseguridad han prevalecido en pleno siglo XXI: “El apoyo de México va a rendir frutos si hay capacidad, disposición y transparencia del gobierno hondureño”, destacó.

Por su parte, Raúl Benítez Manaut, investigador del Centro de Investigaciones sobre América del Norte (CISAN) de la UNAM, vaticina que el apoyo de México a Honduras seguramente será similar al de El Salvador y destacó que uno de los problemas del gobierno mexicano es que no le está pidiendo nada a los gobiernos de Centroamérica.

“México por lo menos debe pedirles que hagan un sistema de identificación y otorgamiento de pasaportes a los migrantes o actualización de las bases de datos, debe haber medidas de este tipo porque los migrantes pasan por México muchas veces sin un tipo de identificación por lo que ni su nombre ni edad se sabe. México podría ya estarle pidiendo a Guatemala, Honduras y El Salvador documentos de identificación más verídicos”, refirió.

También consideró que el plan que está impulsando México no sea una alternativa y que vaya a tener impacto en comparación con otros programas que se han incentivado sin éxito.

“A través de los años varios países no han tenido ningún impacto positivo ni resuelto los temas de la pobreza rural y la violencia urbana, el Plan de Desarrollo Integral para Centroamérica no es diferente a los demás”, subrayó.

“Creo que México debería dejar ese dinero en aquí y dárselo a campesinos mexicanos porque el gobierno mexicano no tiene el control de cómo se va a manejar ese dinero en el exterior ni tiene un censo de quienes son las personas beneficiarias, puede ser dinero tirado a la basura, quién va administrar ese dinero, qué funcionarios de El Salvador van a administrar ese dinero, quién les va a pagar y en qué cuenta del banco se les va a pagar ¿o se les dará el dinero de contado?, en Centroamérica los campesinos no usan tarjetas de débito, no tienen identidades”, reflexionó.

Raúl Benítez lamentó que la cooperación entre gobiernos solo se fomente si hay dinero de por medio “tú me ayudas yo coopero, la cooperación entre países debe ser por una obligación moral de los presidentes”.

abr