Madrid.- El Gobierno de España dijo que adoptó distintas medidas para racionalizar el sector público con el objetivo de reducir su enorme déficit fiscal, al tiempo que confió en que el país no llegará a tener la marca de 5 millones de desempleados.

Hace unos meses, el Gobierno tomó la decisión de reducir en 50,000 millones de euros el gasto público en los próximos tres años, de manera de intentar cumplir la meta impuesta por la Unión Europea de un déficit de menos del 3% del Producto Interno Bruto en el 2013.

"Revisamos las normas (...) para reducir los altos cargos de la administración general del Estado", dijo la vicepresidenta del Gobierno español, María Teresa Fernández de la Vega, en rueda de prensa al término del Consejo de Ministros.

Por su parte, el Ejecutivo se ha dado un plazo de tres meses para organizar las nuevas estructuras ministeriales.

En total, el sector público pasará a tener 29 empresas menos, lo que supone una reducción del 27%, según el Gobierno.

La ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, dijo en la misma rueda de prensa que las medidas anunciadas suponen en este momento un ahorro directo de unos 16 millones de euros anuales.

La barrera de los 5 millones de desempleados

Salgado confió además en que España no llegará a tener 5 millones de trabajadores desempleados.

"Desde luego no vamos a llegar a los 5 millones de parados (desocupados)", sostuvo Salgado.

Las declaraciones de la ministra llegan después de que se conocieran oficialmente unas cifras de desempleo que dicen que el desempleo en España subió en el primer trimestre de 2010 hasta el 20.05% desde el 18.83% del trimestre anterior, su nivel más alto desde 1997.

Presupuesto restrictivo

En una entrevista publicada el viernes en el diario Cinco Días, la ministra dijo que los presupuestos públicos para el 2011 deberían ser más "restrictivos" que los del 2010, añadiendo que estos últimos no sufrirán grandes desviaciones.

"(Serán) restrictivos (...) sí que deberían serlo", dijo Salgado en la entrevista, refiriéndose a los presupuestos del año que viene.

Para este año, Salgado espera que se cumplan las previsiones presupuestarias, sin desviaciones en ninguna de las grandes partidas.

"Hemos presupuestado bien. No esperamos desviaciones importantes", aseguró al diario.

Baja de calificación

Sobre la reciente decisión de Standard and Poor's de rebajar en un escalón la calificación de España a "AA", Salgado abundó en el argumento de que la agencia de calificación crediticia maneja previsiones de crecimiento peores que las de otros analistas y organismos internacionales.

En cuanto al estado crítico de la economía griega y el posible efecto contagio a otros países de la zona euro, Salgado reconoció que esta sí afectaba a los diferenciales de la deuda española, aunque consideró que la situación se tranquilizará cuando se decida la ayuda al país heleno.

Salgado no precisó una cifra aproximada de a cuánto ascenderá el paquete de rescate hasta que la delegación del Fondo Monetario Internacional no concluya sus conversaciones con Grecia.

"La ayuda de la zona euro para el primer año no superará los 30,000 millones. Ya se da una idea de que en el siguiente año puede ser necesario más. ¿Cuánto más? Hasta que no termine el FMI sus trabajos no lo sabremos", explicó.