Caracas. Agentes del servicio de inteligencia venezolano (Sebin) allanaron este martes en Caracas la oficina del líder opositor Juan Guaidó, quien se encuentra de gira en el extranjero, denunció la  oposición.

“Nos acaban de confirmar que funcionarios del Sebin están adentro del despacho del presidente Guaidó”, declaró a periodistas la legisladora Delsa Solórzano, tras conversar con trabajadores de seguridad de la Torre Zurich, donde el jefe parlamentario —reconocido como mandatario encargado por medio centenar de países— tiene su oficina.

Desde la tarde, patrullas con funcionarios del Sebin vestidos de negro, encapuchados y armados, mantenían rodeada la torre.

“Cualquier procedimiento que ellos hagan lo están haciendo sin permiso (...) sin testigos, y no mostraron una orden de allanamiento”, comentó Solórzano.

Horas antes, también se denunció el arresto del diputado venezolano Ismael León, copartidario de Guaidó, por agentes del mismo servicio de seguridad en Caracas, cuando se dirigía a una sesión parlamentaria, según su abogado.

León y su asistente fueron interceptados cuando se trasladaban en un vehículo para asistir a una sesión parlamentaria, dijo a periodistas Joel García, en las inmediaciones de la sede de Sebin en la capital venezolana.

Desde Londres, el líder opositor Guaidó condenó la detención del parlamentario y aseveró que el gobierno socialista de Nicolás Maduro, al que califica de dictadura, “ya no tiene ningún tipo de careta”, mientras que del allanamiento no expresó nada.

Las autoridades no se pronunciaron al respecto.

Relación con Reino Unido

Durante su parada en Londres, Juan Guaidó aprovechó para reunirse con el primer ministro británico, Boris Johnson, y el ministro de Relaciones Exteriores Dominic Raab.

La reunión con el primer ministro fue “un encuentro privado”, afirmó un portavoz de Downing Street.

Pero, anteriormente, Raab, quien se declaró “horrorizado y preocupado por lo que está ocurriendo en Venezuela, por la crisis humanitaria para la región y por las violaciones de los derechos humanos”, prometió a Guaidó “trabajar con todos nuestros socios europeos para asegurarnos de que se rindan cuentas por ello”.