Madrid. El presidente de gobierno en funciones de España, Pedro Sánchez, fijó su postura pocas horas después de que el Supremo español emitiera las sentencias en contra de los políticos catalanes acusados de sedición.

“Esta sentencia pone fin a un proceso judicial que se ha desarrollado (...) con plenas garantías y a su transparencia”, dijo.

La presión en contra del presidente en funciones crecerá en pleno periodo electoral.

Durante su mensaje, Pedro Sánchez recordó que “en una democracia, nadie es juzgado por sus ideas o por su proyecto político, sino por delitos recogidos en nuestro ordenamiento jurídico”.

Sobre el papel que desempeñó el equipo de jueces encabezados por Manuel Marchena, el presidente Sánchez comentó: “Quiero reconocer la labor independiente del Tribunal Supremo que ha trabajado con escrupuloso respeto a sus obligaciones. Dando un ejemplo de autonomía y de transparencia”.

Sánchez recordó lo ocurrido hace dos años, durante el proceso independentista encabezado por el presidente catalán Carles Puigdemont. “Se han ignorado los derechos de la mayoría social no independentista de Cataluña y se ha originado con ello una fractura de la convivencia dentro de la sociedad catalana”.

Finalmente, el presidente español dijo que “hoy se confirma el naufragio de un proceso político que ha fracasado en su intento de obtener un respaldo interno y un reconocimiento internacional”.