Antioquía. Las pasiones despertadas por la guerra en Siria se extendieron ayer hacia Líbano con la muerte de cuatro personas en enfrentamientos entre hombres armados leales al gobierno sirio y los que luchan para derrocarlo.

La Agencia Nacional de Noticias del Líbano reportó que los combates entre musulmanes sunitas y miembros de la secta alauí chií -de la que el presidente sirio, Bashar al-Assad, es miembro- estallaron en la ciudad portuaria de Trípoli.

Los combates de ayer destacaron la preocupación de que la guerra siria podría agravar las tensiones sectarias en toda la región.

La ansiedad ha sido particularmente elevada en Trípoli, que al igual que Siria tiene una población mayoritariamente sunita que apoya a las fuerzas de la oposición y una minoría de alauitas simpatizantes de Al- Assad.

Mientras tanto, diplomáticos de Estados Unidos y Rusia se reunieron ayer con el enviado de paz de la ONU, Lakhdar Brahimi, para sostener más conversaciones sobre la guerra de Siria, indicó el canciller ruso, Serguei Lavrov, y agregó que los estadounidenses se equivocaron al pensar que Moscú suavizaría su posición, informó la Associated Press.

Rusia accedió a participar en las conversaciones de Ginebra, expuso, pero con la condición de que no se demandaría dimitir a Al-Assad, informó la AP.

La secretaria de Estado de EU, Hillary Clinton, manifestó el viernes que una Siria libre no tiene lugar para Al-Assad.