Moscu.-Al menos 44 personas murieron cuando un avión Tupolev-134 ruso se estrelló y se incendió mientras aterrizaba en medio de una densa niebla en el norte de Rusia, informó el martes una portavoz del Ministerio de Emergencia.

El avión, que llevaba 43 pasajeros y nueve tripulantes, se estrelló a un kilómetro de la pista del aeropuerto en las afueras de la norteña ciudad de Petrozavodsk alrededor de las 23.40 hora local del lunes (1940 GMT).

"La información preliminar señala que hay 44 muertos", dijo la portavoz por teléfono. "Hay ocho heridos", agregó.

La portavoz dijo que el avión llevaba nueve tripulantes, mientras que funcionarios habían señalado más temprano que eran cinco.

Fotografías en el sitio de internet www.lifenews.ru mostraron a bomberos luchando para controlar el incendio entre los restos del avión, que se estrelló a unos 700 kilómetros al norte de Moscú.

El sitio de noticias, que publicó una lista completa de los pasajeros, dijo que un niño de 10 años de nombre Anton había sobrevivido al accidente, pero no dio más detalles de su condición.

El accidente se produjo poco antes del inicio del Paris Air Show, en el que se esperaba la presencia del primer ministro ruso, Vladimir Putin.

El avión, operado por la compañía privada RusAir, había partido del aeropuerto Domodedovo de Moscú.

RusAir, que se especializa en vuelos chárter, declinó hacer comentarios de inmediato.

La mayoría de los pasajeros eran rusos, informó la agencia de noticias Interfax.

El Tupolev-134 es un avión soviético y su primer vuelo fue en 1967. No estaba claro el año de fabricación de la nave que protagonizó el accidente.

Ya se recuperaron las cajas negras del avión.

El presidente Dmitry Medvedev, quien cambió su Tupolev por un jet ejecutivo de fabricación francesa, criticó en abril los defectos de los aviones de fabricación rusa y la cantidad de accidentes aéreos en el país.

Uno de los desastres de más alto perfil con un Tupolev fue el ocurrido en abril del 2010, cuando el Tu-154 oficial del presidente polaco Lech Kaczynski se estrelló en el norte de Rusia, matando a 96 personas, entre ellas el mandatario, su esposa y un gran número de funcionarios de alto rango de ese país.

apr