Es difícil imaginar una elección en Venezuela sin Hugo Chávez, la tremenda personalidad que observa todo desde anuncios espectaculares y llena las ondas de radio con su mezcla única de encendidos discursos y bromas campechanas.

Sin embargo, ése es el escenario que esta nación sudamericana debe contemplar mientras que el carismático populista, que ha dominado el panorama político durante 13 años, se atiende en Cuba el posible regreso de un cáncer que creía haber derrotado.

Si Chávez muriera o sus problemas de salud persistentes lo obligaran a retirarse repentinamente de la vida pública, podría sumir a su inspirado movimiento político socialista en un caos rumbo a la elección presidencial del 7 de octubre.

Para sus rivales, contender contra un candidato que no sea Hugo Chávez significa una mejor oportunidad de tomar el palacio presidencial, pero los partidarios de Chávez podrían ver la victoria de cualquier sustituto de su héroe como ilegítima, lo que provocaría una pugna interna que devendría en inestabilidad. Así que un mundo sin Chávez significaría una potencial crisis tanto para sus partidarios como para sus opositores.

Creo que todo el mundo está esperando una operación exitosa , dijo Mariana Bacalao, profesora de la Escuela de Comunicación Social de la Universidad Central de Venezuela.

Incluso el rival electoral de Chávez, Henrique Capriles, le ha deseado al Presidente una pronta recuperación con el argumento de que quiere ganar en buena lid .

Chávez se sometió a una cirugía el lunes en La Habana y sus asesores afirmaron que se estaba recuperando adecuadamente luego de que le fuera retirado un tumor de dos centímetros.

Entretanto, ayer Hugo Chávez tuvo su primera comunicación con los medios de su país en casi una semana. Afirmó que estaba en buena forma y que se recuperaba rápidamente de la cirugía.

En la transmisión que hizo la televisión estatal de una conversación telefónica de cinco minutos, Chávez manifestó que se mantiene activo, que come bien e incluso trabaja luego de pocos días de su operación.

Las autoridades venezolanas afirmaron que la operación fue un éxito y exhortaron a la población a no escuchar los informes no confirmados de que el cáncer se ha metastatizado o de que sufrió una hemorragia interna.