Decenas de miles de estudiantes en las principales ciudades de España protestaron por los recortes de gasto en educación. En Barcelona, las manifestaciones se tornaron violentas, mientras los jóvenes se enfrentaron con la policía.

La policía antimotines cargó contra una multitud afuera de la Bolsa de Valores de Barcelona, luego de que un grupo de manifestantes que se separó de la procesión pacífica les lanzara piedras.

Un video publicado por los medios españoles mostró a los manifestantes encender con bengalas contenedores de basura, lo que provocó un incendio que destruyó al menos un auto. También lanzaron piedras a la puerta frontal de vidrio de una sucursal bancaria.

Algunos estudiantes se dirigieron a la Universidad de Barcelona para refugiarse de la policía y negaron haber sido ellos los que iniciaron la violencia. Un estudiante afirmó que la policía utilizó porras para golpear a los manifestantes y disparó balas de goma.

Un funcionario de la policía de Barcelona se negó a comentar sobre las tácticas utilizadas para dispersar la manifestación.