Fort Lauderdale. Mientras los cruceros Zaandam y el Rotterdam atravesaban el Caribe rumbo a Fort Lauderdale, Florida, el gobernador del estado, Ron DeSantis, rechazó dar permiso para su desembarque en el puerto.

“Hemos hecho un gran trabajo habilitando espacio en los hospitales (...) y particularmente en el sur de Florida instalamos hospitales de campaña en caso de que tengamos un aumento de casos de Covid-19.

“No podemos permitir que personas que ni siquiera son de Florida desembarquen aquí al sur de Florida para que usen nuestros valiosos recursos”, declaró DeSantis en una entrevista al canal Fox News.

El Zaandam y su buque asistente, Rotterdam, cruzaron el lunes por la mañana el canal de Panamá con rumbo incierto, luego de que el alcalde de Fort Lauderdale, Dean Trantalis, manifestara su rechazo a acogerlos en el puerto, como estaba previsto originalmente a pesar de que en el Zaandam tenga en su ruta como destino Florida.

Según los reportes de la línea de cruceros Holland America, el Zaandam transporta cuatro fallecidos y 180 personas con síntomas similares al coronavirus (73 pasajeros y 116 tripulantes).

El domingo pasado, 797 pasajeros aparentemente sanos del Zaandam fueron transportados al Rotterdam, otro crucero de Holland que zarpó de San Diego, en el sur de Estados Unidos, para asistir en altamar al primer barco con suministros, personal y kits de prueba del nuevo coronavirus.

Actualmente hay en total 1,442 personas en el Rotterdam y 1,048 en el Zaandam.

Travesía sin resultados

El Zaandam zarpó de Buenos Aires el 7 de marzo, con unas 1,800 personas a bordo, hacia San Antonio, en la costa central de Chile.

Sin embargo, se vio obligado a alterar su recorrido ante las medidas drásticas que tomaron los gobiernos sudamericanos por la expansión del coronavirus. El crucero holandés intentó atracar en varios puertos, pero se topó con cierres de fronteras por la pandemia.

El crucero tenía previsto terminar su ruta en Fort Lauderdale, 50 km al norte de Miami, el 7 de abril.

“Cuatro personas están ahora muertas, y eso está en la conciencia de todas las personas que a lo largo del camino nos rechazaron para desembarcar”, manifestó en Panamá la estadounidense Laura Gabaroni, quien estuvo a bordo del Zaandam junto a su marido para después ser transportados al crucero Rotterdam.

La compañía Holland America Line, a cargo del Zaandam, anunció el viernes la muerte de cuatro pasajeros mayores a bordo durante la travesía, sin precisar la causa, y que otros dos están infectados por el nuevo coronavirus.

“Lo que necesitamos más que nunca en este momento es un lugar para atracar, para que los enfermos reciban tratamiento y las personas sanas hagan lo que tengan que hacer para volver a sus hogares y a sus vidas”, puntualizó la pasajera.