Aachen/Berlín. El presidente de Francia, Emmanuel Macron, recibió el Premio Carlomagno, luego de la celebración de una misa en el Día de la Ascensión en la catedral de Aquisgrán. La canciler Merkel acompañó en el acto a Macron.

En su discurso, Macron describió su visión de la Unión Europea (UE) en 2030 y 2050, y dijo que para esta nueva Europa se necesita un eje franco-alemán fuerte que sostenga está idea de integración ampliada.

“Tenemos que mantenernos unidos en un momento histórico para Europa. Europa es la responsable de garantizar el orden multilateral que se creó después del final de la Segunda Guerra Mundial; un orden que está en peligro hoy en día”.

Por su parte, Merkel aseguró que Europa ya no puede esperar que Estados Unidos le “proteja” de los conflictos en el mundo, la mayoría de los cuales tienen lugar “a las puertas” del viejo continente. “Ya no es así”, dijo Merkel.

“Hay conflictos a las puertas de Europa. Y la época en la que podíamos confiar en Estados Unidos se acabó”.

La canciller calificó de “extremadamente complicada” la situación en Oriente Medio tras el abandono del acuerdo nuclear con Irán por parte de Estados Unidos e instó a todas las partes a la “moderación”.

“La tarea de Europa es tomar su destino en sus propias manos”, afirmó y destacó el valor de la unidad europea en las últimas décadas que ha “traído paz, libertad y democracia” y es la “garantía” para el futuro.

“Ha llegado al escenario un joven europeo para el que la integración es una evidencia”, señaló Merkel sobre Macron, un personaje que nunca ha escondido su ánimo europeísta.