Pekín. El estado comunista de China es conocido por su escasa transparencia. Así que cuando los grupos ambientales apelaron al gobierno el año pasado para que develara los datos oficiales sobre la contaminación del aire, no esperaban mucho.

Mucho más allá de nuestras expectativas, el gobierno nos informó que sí. Estoy muy sorprendido , comentó Ma Jun, director del Instituto de Asuntos Públicos y Ambientales en Pekín.

Desde el 1 de enero, el gobierno central le ha exigido a 15,000 fábricas -incluidas las influyentes empresas estatales- que informen públicamente en tiempo real los detalles sobre sus emisiones al aire y descargas de agua, un nivel sin precedentes de divulgación que arroja luz sobre el quién, el qué, el cuándo y el dónde de los devastadores problemas ambientales de China.

El requerimiento de información es parte de un sorprendente cambio de tendencia por parte del gobierno de China, el cual también ha publicado datos sobre las ciudades más brumosas y ha tratado de limitar el uso del carbón. El atroz aire del país es culpado por más de 1 millón de muertes prematuras al año, debido a la producción de lluvia ácida que daña la agricultura de la nación, de ahuyentar a los turistas e incluso de alentar a los estudiantes más brillantes para estudiar en el extranjero. Quizá igual de importante, la mala calidad de aire en Pekín ha generado que sus líderes comunistas pierdan respeto.

Limpiar el aire de China tomará años, incluso en las mejores circunstancias. La economía depende del carbón y hay muchos intereses poderosos involucrados. Sin embargo, los activistas afirman que las nuevas medidas podrían representar al menos el comienzo del cambio.

Linda Greer, del Consejo de Defensa de Recursos Naturales en Washington, expuso que requerir información a las fábricas es la cosa más grande que China ha hecho para hacer frente a sus problemas de contaminación y la más propensa a producir resultados.

A nivel mundial, los trae (el gobierno chino) desde el fondo en términos de divulgación de información pública, al frente de la manada. Inevitablemente, el que puedan tener datos en tiempo real va a fortalecer a los reguladores en días de mala calidad de aire , indicó.