El presidente Nicolas Sarkozy superó a su rival socialista Francois Hollande por primera vez el martes en un sondeo para la ronda inicial de las elecciones de abril en Francia, luego de atacar las políticas de comercio e inmigración de la Unión Europea.

Sin embargo, el candidato conservador aún perdería frente a Hollande en la segunda vuelta de mayo, pero por un margen menor de nueve puntos porcentuales, desde los 13 puntos de hace 15 días.

Aunque es demasiado pronto para predecir un resultado, el sondeo demostró que Sarkozy logró movilizar a los votantes con una amenaza realizada el domingo de erigir barreras unilaterales al comercio y la inmigración a menos que la UE adopte posturas más estrictas.

Elecciones Francia 2012

DAR CLIC PARA VER IMAGEN

Su ultimátum para endurecer los controles de frontera y proteger a las compañías europeas en un acto cerca de París fue rechazado por diplomáticos del bloque como retórica de campaña, pero llegó directamente a los votantes de extrema derecha que el mandatario necesita atraer para lograr la reelección.

"Es lógico que haya una reacción en los sondeos al discurso y bien podríamos ver más sondeos mostrando lo mismo, pero la situación sigue siendo mucho más positiva para Hollande", dijo el economista de BNP Paribas Dominique Barbet.

"No se puede decir que se revirtió en base a una encuesta, sobre todo cuando aún hay una ventaja de nueve puntos para la segunda ronda", agregó.

Tras estar rezagado durante meses, Sarkozy avanzó en un sondeo de Ifop/Fiducial que estimó su apoyo para la primera vuelta en un 28,5 por ciento, desde un 27 por ciento a fines de febrero, y por delante de Hollande, que cayó al 27 por ciento desde el 28,5 por ciento.

El mismo sondeo dio a Hollande un 54,5 por ciento para la segunda vuelta, frente a un 45,5 por ciento para Sarkozy, una ventaja menor debido a que el socialista perdió dos puntos porcentuales y el presidente ganó dos.

"El juego está cambiando. Se está estrechando", dijo el analista de Ifop Frederic Daby, destacando que el desafío de Sarkozy ahora es seguir sumando apoyos de la extrema derecha sin alienar a los votantes de centro.

El incentivo moral para Sarkozy se produjo mientras la líder de la extrema derecha, Marine Le Pen, ubicada tercera en los sondeos, dijo que se aseguró las 500 firmas oficiales que necesita para ingresar en la carrera presidencial días antes del plazo límite del viernes.

INGRESA LE PEN

Luego de un buen comienzo de campaña para Sarkozy a mediados de febrero, Hollande recuperó su impulso al proponer un impuesto del 75 por ciento a los ingresos anuales mayores a 1 millón de euros, una idea que tiene mucho apoyo en Francia.

A seis semanas de la primera ronda del 22 de abril, Sarkozy deberá ofrecer propuestas de más alto impacto para acercarse a Hollande.

Sarkozy dijo el domingo que Europa debería tener una ley, basada en la "Ley Compre Estadounidense", que exija a los Gobiernos comprar productos europeos. También amenazó con sacar a Francia de la zona de libre frontera Schengen a menos que se avance en el control de la inmigración.

El ministro de Relaciones Exteriores alemán, Guido Westerwelle, opinó que Sarkozy está yendo por el camino equivocado. Y Hollande señaló que su rival parece estar perdiendo inspiración y dispuesto a "intentar cualquier cosa".

Con algunos críticos diciendo que Sarkozy se está inclinando demasiado a la derecha, como hizo en la campaña del 2007, el anuncio de Le Pen a Reuters de que tiene los apoyos suficientes para ser candidata eliminó una gran fuente de incertidumbre.

"Voy a defender la visión de Francia que amo", dijo en una reunión de seguidores el martes.

Le Pen, una oradora carismática que tuvo un fuerte apoyo desde que asumió el liderazgo del partido de su padre Jean-Marie en enero del 2011, estaba muy cerca de Sarkozy en los sondeos del año pasado. Pero en los últimos meses ha caído y ya no parece posible que evite una segunda ronda entre Hollande y Sarkozy.

RDS