París. La cuota de popularidad del presidente francés Nicolas Sarkozy subió ocho puntos desde que oficializó su candidatura para las elecciones de abril próximo, aunque se mantiene a distancia de su principal rival, el socialista Francois Hollande.

Las encuestas publicadas muestran una mayor popularidad de Sarkozy, tras la desenfrenada presencia en los medios que marcó el anuncio de su candidatura y su primera reunión como aspirante a un segundo mandato, la semana pasada.

De acuerdo con el barómetro elaborado por el Instituto LH2 para el semanario francés Nouvell Observateur, Sarkozy tiene 38 por ciento de opiniones positivas, un nivel que no había alcanzado en el último año, mientras que la negativa descendió siete puntos a 58 por ciento.

El candidato de la Unión por un Movimiento Popular (UMP) avanzó significativamente entre los partidarios de la derecha (14 puntos), del MoDem (14 puntos) y especialmente del Frente Nacional (16 puntos), según reportes del diario Le Figaro.

Un efecto probable es su propuesta de consultar a los franceses en referéndum sobre obligaciones de los desempleados y derechos de los extranjeros , atribuyó Audrey Arthur, responsable de estudios de LH2.

Pero si la campaña de Sarkozy no es fuerte, de manera que se traduzca en intenciones de voto, su rival Hollande seguirá dominando la preferencias para las urnas , añadió.

La firma Ipsos también presentó los resultados de sus sondeos para el diario Le Monde y France Televisions, los cuales mostraron que el nivel de preferencia de Sarkozy para la primera vuelta de las presidenciales no cambiaron tras el anuncio de su candidatura.

Las intenciones de voto para Sarkozy se mantuvieron en 25 por ciento, al menos no disminuyeron' indicó y precisó que Hollande tampoco progresó por lo que parece reforzarse la tesis de que ambos políticos serán quienes se disputarán la presidencia.

Para la segunda ronda, el candidato socialista también domina gran parte de los votos con 59 por ciento, contra 41 por ciento de Sarkozy.

Otra encuestadora da 27 por ciento de las intenciones de voto para Sarkozy y 28 por ciento para Hollande en la primera ronda.

Como buena noticia para el jefe del Ejecutivo francés, todos los sondeos muestran que logró ampliar la brecha respecto a los otros contendientes, Marine Le Pen, presidenta del Frente Nacional, y Francois Bayrou, líder de los centristas.