Washington.- El gerente de la campaña presidencial de Bernie Sanders interpuso una demanda el viernes contra el Partido Demócrata después de que temporalmente se le prohibió el acceso a gran cantidad de información sobre posibles votantes como castigo por acceder de forma inadecuada a datos compilados por la campaña de su rival Hillary Clinton.

NOTICIA: Popularidad de Trump en EU alcanza nuevo máximo

La reacción del comité nacional del Partido Demócrata a la violación de datos, cuya profundidad fue debatida por todos los involucrados, dejó ver claramente las sospechas de larga data de Sanders y sus simpatizantes de que dicho comité nacional trabaja con parcialidad para apoyar la candidatura de la favorita en las encuestas.

NOTICIA: Republicanos temen avance de Trump

"En este caso, claramente, están intentando ayudar a la campaña de Clinton", dijo el gerente de la campaña de Sanders, Jeff Weaver.

La presidenta del comité nacional del Partido Demócrata, Debbie Wasserman Schultz, respondió que "la campaña de Sanders accedió inapropiada y sistemáticamente a datos de la campaña de Clinton", y rechazó el esfuerzo de Weaver por retratar la infracción como una falla de un software y de un pequeño grupo de empleados deshonestos.

NOTICIA: Propuestas de Trump pone en peligro seguridad nacional de EU: Kerry

La demanda, presentada ante una corte federal de distrito en Washington, busca la "restauración inmediata" del acceso de la campaña a la base de datos de votantes. Argumentó que, sin dicha base, la campaña perdería aproximadamente 600.000 dólares en donativos diarios.

"La pérdida del apoyo del Comité Nacional Demócrata podría poner en una desventaja significativa, si no es que dejar lisiada, la campaña de un candidato demócrata a un puesto público", agregó el texto.

mac