Bernie Sanders pidió a los contadores federales hacer un recuento de cuántas grandes empresas no pagan nada en impuestos federales sobre la renta. Ahora sabemos la respuesta.

Por otro lado, Sanders ha denunciado el trato especial que, dice, las grandes empresas reciben del gobierno. Ha sido una parte crucial de su terreno de juego con los votantes durante su campaña presidencial, inesperadamente exitosa hasta el momento. Los datos que el senador de Vermont solicitó a la Oficina de Responsabilidad del Gobierno, en efecto, sugieren que la gran mayoría de las empresas no pagan impuestos corporativos sobre la renta, pero el informe también complica la historia que Sanders ha estado exponiendo en su campaña electoral.

NOTICIA: Trump, Cruz y Kasich buscan apoyo de republicanos

De los 1.6 millones de empresas activas en los Estados Unidos en el 2012, 70% no tenía ninguna responsabilidad federal de impuesto de sociedades. (Estas firmas probablemente pagan otros impuestos, por supuesto, como los impuestos sobre la nómina y los impuestos de ventas locales).

Las grandes empresas, sin embargo, son más propensas a pagar por lo menos algunos impuestos, en comparación con las empresas más pequeñas. Sólo 42% de las grandes firmas aquellas con activos por encima de los 10 millones de dólares evadió por completo el pago de impuesto sobre sociedades. De aquellas que no lo hicieron, muchas no estaban generando ganancias de todos modos: sólo 20% de las grandes empresas rentables no pagó ningún impuesto sobre la renta.

NOTICIA: Clinton se lleva NY, pero su imagen sigue en duda

En promedio, estas grandes empresas con beneficios pagaron 14% de sus ingresos en impuestos federales sobre la renta entre el 2008 y el 2012. Por el contrario, el porcentaje que se encuentra en los libros es de 35 por ciento.

Las grandes empresas no pueden seguir consiguiendo más reducciones en el pago de impuestos cuando los niños en los Estados Unidos pasan hambre , dijo Sanders en un comunicado. Eso significa cerrar las lagunas fiscales corporativas para recaudar los ingresos necesarios para reconstruir el país y crear millones de puestos de trabajo .

NOTICIA: Compromiso con DH es total, respuesta a Clinton

Hay un par de razones por las que las empresas que sí están haciendo dinero podrían no pagar impuestos sobre la renta al Tío Sam.

Por un lado, cuando las empresas pierden dinero, pueden restar las pérdidas contra sus ingresos en el futuro, lo que reduce la cantidad que deben.

Según el informe, de 15 a 19% de las compañías incluyendo igualmente a las empresas grandes y pequeñas llevó a cabo su pago de impuestos diciendo al gobierno federal que sus ganancias apenas compensaban las pérdidas de los últimos años.

Las empresas también pueden pagar menos impuestos cuando invierten en cosas como los equipos e instalaciones. Como resultado, cuando están haciendo dinero, a veces no tienen que pagar impuestos sobre la renta si reinvierten sus ganancias.

Los autores del informe no pudieron calcular el número de firmas que se encuentran en esta categoría, pero teniendo en cuenta que las firmas más grandes están pagando impuestos corporativos sobre la renta en general, parece seguro asumir que las pequeñas y medianas empresas también están tomando ventaja de esta disposición del código de impuestos.

Los analistas liberales sostienen que esta situación que favorece a las grandes empresas hace poco para estimular la economía; pero los analistas conservadores sostienen que la tributación de las inversiones de las sociedades significa que los accionistas de la empresa son gravados con eficacia dos veces.

El Comité Conjunto de Impuestos ha proyectado que la disposición permitirá a las empresas ahorrar unos 28,000 millones de dólares al año en impuestos en la próxima década. En cuanto a otros tipos de descansos corporativos, el informe de la Oficina de Responsabilidad del Gobierno llegó a la conclusión de que muy pocas empresas no pagan impuestos sobre la renta porque los créditos fiscales compensaron lo que debían esto representa menos de 1 por ciento .

Por supuesto, incluso si esas compañías pagan impuestos, eso no quiere decir que los créditos no ahorran a las empresas una gran cantidad de dinero.

En un informe anterior utilizando datos del 2011, el organismo de investigación estimó el costo de estos créditos al gobierno federal en 181,000 millones de dólares en ese año.

Max Ehrenfreund escribe para Wonkblog de The Washington Post.