Venezuela enfrenta los niveles más bajos en el precio del petróleo de los últimos 15 años, lo que podría llevar a esa nación a un colapso social, de acuerdo con el banco de inversión Barclays.

En un reporte especial sobre Venezuela, la institución inglesa precisa que las presiones de Estados Unidos sobre imponer más sanciones al presidente Nicolás Maduro y a otros funcionarios, así como lanzar castigos especiales en contra de la petrolera estatal PDVSA, se podrían hacer a un ritmo cauteloso por la situación actual del país sudamericano.

Sanciones más amplias llevarían a la nación a una catástrofe, ya que serían un catalizador para que Venezuela deje de pagar sus deudas, lo que aumentaría la presión en los precios del petróleo y se dedique sólo a financiar la importación de bienes básicos, situación que ya ha deteriorado la calidad de vida de los venezolanos. Asimismo, se puede desencadenar una crisis de refugiados. la comunidad internacional necesitará brindar apoyo, lo que podría convertirse en una carga fiscal para los gobiernos , señala en el documento.

En los últimos meses, en aquella nación han perdido la vida más de 100 personas por disturbios y manifestaciones en las calles, hay 419 presos políticos y más de 1.5 millones de venezolanos han dejado el país.

Venezuela produce cerca de 2.2 millones de barriles de petróleo diarios, lo que representa aproximadamente 2% del mercado mundial del petróleo y es el tercer exportador de petróleo a Estados Unidos con 750,000 barriles de petróleo al día, sólo por detrás de Canadá (3.2 mb/d) y Arabia Saudita (1.1 mb/d).

A diferencia de las sanciones interpuestas a Rusia e Irán por parte de Estados Unidos, Venezuela está en un riesgo significativo de colapso político y económico, pues depende mucho de las compañías extranjeras de servicios petroleros para la extracción de crudo.

Barclays señala que la historia demuestra que las sanciones por sí solas no son suficientes para provocar un cambio político, ejemplos claros son Cuba, Corea del Norte y Siria.