Londres. El presidente del gobierno de España en funciones, Pedro Sánchez, aseguró en Londres que las negociaciones que se llevan a cabo con el partido Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) para poder formar gobierno ocurren “dentro del marco de la Constitución y de forma transparente”, en un intento por calmar las críticas que tachan al partido catalán de anticonstitucionalista. En su opinión, “las conversaciones van bien porque son discretas”.

El Partido Socialista ya ha llegado a un acuerdo con el partido Unidas Podemos para poder formar gobierno, pero necesita del apoyo del partido independentista catalán para poder alcanzar la mayoría necesaria en el Parlamento.

Sánchez lanzó críticas para los partidos de la derecha. “Ciudadanos tendrá que plantearse si quiere ser un apéndice de la derecha y de la extrema derecha, o quiere ayudar a formar gobierno”.