Ciudad de México. Luego de su visita por la frontera entre México y Estados Unidos, el embajador de Estados Unidos en México, Ken Salazar, reconoció que la Patrulla Fronteriza enfrenta varios retos para mantener una frontera segura, además de que los migrantes se encuentran con varios peligros.

“Esta semana fui testigo de primera mano de la enormidad de los retos que enfrenta la Patrulla Fronteriza y los peligros que encuentran los migrantes”, señaló el diplomático en un comunicado difundido por la embajada estadounidense.

Tras su paso por Matamoros y Brownsville, por la garita Donna de la Patrulla Fronteriza cerca de McAllen, recorrió las aguas del Río Bravo, el Puente Internacional de Comercio Mundial en la zona de los Laredos, y Del Río y Ciudad Acuña, Ken Salazar reiteró a los migrantes que la frontera compartida está cerrada para todos los cruces fuera de la ley.

“Todos deben entender que la frontera México-Estados Unidos está cerrada para cruces fuera de la ley. Las personas que intenten entrar a Estados Unidos fuera de la ley serán detenidas. Estados Unidos y México se han comprometido a retornar a estos migrantes a sus países de origen”, agregó.

Asimismo, recordó que ambos países trabajan conjuntamente para investigar y proceder legalmente contra las organizaciones de tráfico de personas, pues varios migrantes son víctimas de engaños.

“Estados Unidos y México están trabajando juntos para investigar y proceder legalmente contra las organizaciones de tráfico de personas. Los coyotes son criminales y deben ser detenidos y llevados ante la justicia. Ellos victimizan a migrantes llevándolos por caminos peligrosos hacia la frontera”.

geopolitica@eleconomista.mx