Moscú. Los últimos rumores en el Kremlin sugieren que Vladimir Putin necesita un cambio de imagen, al abandonar su apariencia de macho, macho man por una gravitas de arrugas.

Las habituales buenas cifras de popularidad de Putin han disminuido, la gente a su alrededor es constantemente acosada con preguntas sobre su estado de salud y persisten los chismes de que las poderosas manos detrás del poder están enfrascadas en una nada glamorosa lucha para definir el rumbo de la nación.

¿Qué es lo que debe hacer un Presidente de 60 años de edad? La respuesta viene en un documento de política supuestamente secreto del Kremlin: olvídese del look de piloto de combate, el torso desnudo y la mirada de cazador. Dele paso al sabio estadista.

El portavoz de Putin, Dmitry Peskov, descartó tal afirmación como absolutamente ridícula.

Pero a principios de esta semana, el diario Nezavisimaya Gazeta informó de que había obtenido un documento que argumentaba el cambio que el Kremlin planeaba para Putin, en paralelo a cobijar a los liberales más suaves que lo rodean, en lugar de los tipos rudos y palabras toscas. Los analistas políticos tomaron la historia como un globo de ensayo y ofrecieron sus propias ideas.

Alexei Makarkin, director adjunto del Centro de Tecnologías Políticas, afirmó que Putin debe dejar el buceo, debe dejar de vestirse como una grúa y volar un planeador para guiar las aves en su hábitat natural. Pero no debe lucir viejo.