Moscú. Los desarrolladores rusos de la vacuna Sputnik V contra el Covid-19 dijeron el día de ayer 29 de abril, que demandarán al regulador brasileño Anvisa por difamación, acusándolo de haber difundido deliberadamente información falsa sin probar su producto.

El directorio del regulador sanitario de Brasil rechazó el lunes la importación de la vacuna Sputnik V, después de que personal técnico advirtió de fallas en su desarrollo y datos incompletos respecto a la seguridad y eficacia de la inyección.

Un problema clave para el regulador brasileño fue el riesgo de que otros virus usados para elaborar la vacuna se reprodujeran en los pacientes, lo que un experto de Anvisa describió como un defecto "grave".

Denis Logunov, el principal desarrollador de Sputnik V, negó que los dos vectores virales, o adenovirus, utilizados para producir la inyección de Covid-19 pudieran replicarse.

La cuenta oficial de Sputnik V en Twitter se refirió el día de ayer a un reportaje de medios brasileños citando al mismo experto de Anvisa diciendo que no se habían realizado ensayos para probar la teoría brasileña sobre el "defecto".

"Tras la admisión del regulador brasileño Anvisa de que no probó la vacuna Sputnik V, Sputnik V está emprendiendo un proceso legal de difamación en Brasil contra Anvisa por difundir a sabiendas información falsa e inexacta", dijo. "Anvisa hizo declaraciones incorrectas y engañosas sin haber probado la vacuna Sputnik V".