Moscú. El presidente de Rusia, Vladimir Putin, pidió el jueves la formación de un frente internacional amplio para luchar en contra del terrorismo y acusó a Turquía de comprar petróleo al grupo extremista Estado Islámico.

Durante su discurso sobre el estado de la nación, retransmitido en directo, Putin pidió el final de lo que calificó como dobles estándares que hacen más difícil la unificación de esfuerzos en la lucha contra el terrorismo.

Fue especialmente crítico con Turquía, acusándola de comprar petróleo al autoproclamado Estado Islámico. Dijo que el derribo de un caza ruso a manos de Turquía en la frontera con Siria fue un peligroso crimen de guerra .

Les recordaremos no sólo una vez lo que han hecho, y se sentirán apenados por ello más de una vez , apuntó, sin concretar qué medidas podría tomar el Kremlin.

Putin dijo que para combatir el terrorismo de forma eficiente, la comunidad internacional debe suspender cualquier apoyo a grupos terroristas, y acusó a Ankara de permitir que el Estado Islámico prospere con la compra de su petróleo ilegal.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, negó la implicación de su país en el comercio de petróleo, pero el Ministerio de Defensa de Rusia mostró el miércoles una serie de imágenes aéreas y satelitales que mostraban a cientos de camiones cargados con petróleo cruzando la frontera.

El departamento argumentó que las imágenes demuestran el comercio ilegal de crudo entre Turquía y el Estado Islámico.