Nueva York.- El canciller ruso, Sergei Lavrov, insistió este viernes en la Asamblea General de la ONU en que debe aplicarse el acuerdo de Ginebra para una transición en Siria, al acusar a Occidente de agravar la crisis en ese país.

Este acuerdo sobre los principios de una transición en Siria, adoptado el 30 de junio en Ginebra por el Grupo de Acción para Siria, no llama al presidente sirio, Bashar al Asad, a abandonar el poder, una exigencia de los países occidentales y árabes.

Lavrov pidió reiterar el compromiso con ese acuerdo, que es, a su juicio, "el medio más rápido de que cese" el conflicto interno, que ya lleva 18 meses y ha costado unos 30,000 muertos, según cifras de la oposición.

"Hemos pedido coherentemente esfuerzos concertados por la comunidad internacional para forzar al gobierno y a sus opositores a cesar inmediatamente la violencia y sentarse en la mesa de negociación", dijo Lavrov.

Pero el acuerdo de Ginebra "ha sido bloqueado", dijo. Y agregó que "aquellos que se oponen a la implementación del acuerdo de Ginebra deberán asumir una enorme responsabilidad".

Rusia ha recibido numerosas críticas esta semana durante la Asamblea General de la ONU en Nueva York por usar su derecho de veto para impedir, junto a China, la adopción de una resolución contra el régimen de Asad en el Consejo de Seguridad.

mac