Moscú. En un aparente intento de preparar una transición en Siria, la vocera del ministro de Exteriores de Rusia dijo el martes que Moscú no considera una cuestión de principio que el presidente de Siria, Bashar Al-Assad, deba permanecer en el poder.

Al preguntarle si era crucial para Moscú que Al-Assad se quedara, Maria Zakharova dijo en la estación de radio Ekho Moskvy: Absolutamente no, nunca hemos dicho eso .

Lo que sí dijimos es que un cambio de régimen en Siria podría convertirse en una catástrofe local e incluso regional , comentó, y agregó que sólo el pueblo de Siria puede decidir el destino del presidente .

Se considera que Rusia es el principal partidario de Al-Assad y previamente se había opuesto a las sugerencias de Occidente de que el presidente sirio sea expulsado.

En septiembre, Rusia empezó a llevar a cabo ataques aéreos contra los combatientes del grupo Estado Islámico en Siria, a petición de Al-Assad.

Más temprano, el martes, el viceministro de Exteriores, Mijaíl Bogdanov, le dijo a la agencia de noticias rusa que Moscú desea organizar una serie de conversaciones entre funcionarios sirios y líderes de oposición la próxima semana.

Bogdanov agregó que el gobierno sirio acordó participar, pero no es claro qué grupos de oposición estarán presentes. No dio fecha específica para las conversaciones propuestas.

Se espera que las conversaciones sean el miércoles durante una reunión entre el ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Labro, y el enviado a Siria de la ONU, Staffan de Mistura, dijo Bogdanov.

Al Assad realizó una sorpresiva visita a Moscú el mes pasado, que fue considerada como una señal de que Rusia busca un acuerdo político después de semanas de fuertes combates aéreos en Siria, aunque los términos de tal acuerdo son inciertos.