Damasco.- El emisario internacional para Siria, Lakhdar Brahimi, pidió este jueves un cambio "real" con un gobierno de transición con plenos poderes que dirigiría el país hasta la celebración de elecciones.

Brahimi no precisó qué pasaría con el presidente sirio Bashar al Asad, en momentos en que Rusia desmentía haber concluido un acuerdo con Estados Unidos para que el mandatario permanezca en su cargo hasta el final de su actual mandato, en 2014, sin poder ser candidato a la reelección.

El ministro ruso de Relaciones Exteriores Serguei Lavrov advirtió sobre el riesgo de un "caos sangriento" si no se alcanza una solución negociada en el conflicto.

"La alternativa a una solución pacífica es un caos sangriento. Cuanto más siga, más grande será su amplitud y más grave será la situación para todos", declaró Lavrov a la agencia rusa Interfax.

"La posibilidad de llegar a una decisión en base al comunicado del encuentro del grupo de acción sobre Siria del 30 de junio de este año en Ginebra disminuye, pero aún existe y es necesario luchar por ello", recalcó.

En Damasco, Brahimi comentó en rueda de prensa que "el cambio reclamado no puede ser cosmético, el pueblo sirio necesita y reclama un cambio real".

"Hay que formar un gobierno con todos los poderes (...) que asuma el poder durante el periodo de transición. Este periodo transitorio terminará con elecciones", declaró el enviado especial de la ONU y de la Liga Arabe, sin indicar cuándo se realizarían estos comicios.

Una fuente diplomática del Consejo de Seguridad de la ONU indicó el miércoles que Brahimi no ha recibido el apoyo de ninguna de las partes desde que llegó a Siria, el pasado domingo.

Así, no habría ninguna voluntad negociadora por parte del presidente sirio, con el que Brahimi se entrevistó el lunes.

Por su lado, los rebeldes también rechazaron las "soluciones propuestas por Brahimi".

"Aceptaremos cualquier solución política que no incluya a la familia Asad y a los que dañaron al pueblo sirio", declaró Walid al Buni, portavoz de la Coalición Nacional Siria, este jueves.

El Consejo de Seguridad de la ONU tampoco ha brindado al emisario internacional "el tipo de apoyo que necesita", estimó esta fuente diplomática.

Francia repitió este jueves que Asad, "que es responsable de las 45,000 víctimas de este conflicto, no puede formar parte de la transición política" en Siria.

El sábado, Brahimi habrá de entrevistarse con dirigentes rusos en Moscú, indicó Rusia.

Moscú desmintió este jueves la existencia de un plan conjunto con Estados Unidos para salir de la crisis en Siria, después de que la prensa especulara con una iniciativa que mantendría a Asad en el poder hasta 2014.

"No hubo y no hay tal plan, y no se está negociando", dijo a la prensa el portavoz del ministerio ruso de Relaciones Exteriores. Brahimi también negó que hubiera un plan de este tipo.

Brahimi también se refirió a este acuerdo y afirmó que había "suficientes elementos para negociar una salida de la crisis en los próximos meses".

El acuerdo prevé, entre otras cosas, que el gobierno de transición pueda incluir a miembros del actual gobierno sirio.

Rusia ha afirmado en varias oportunidades que no apoyará a Asad, pero que tampoco intentará convencerlo de renunciar, por considerar que corresponde a los sirios decidir el futuro de su país.

La violencia en Siria ha causado más de 45,000 muertos, en su mayoría civiles, desde el comienzo de la movilización contra el régimen de Asad hace 21 meses, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), una ONG opositora radicada en el Reino Unido.

El jueves murieron en total 49 personas en todo el país, incluyendo 11 rebeldes y 16 soldados en la provincia de Idleb, según el OSDH.

La fuerza aérea siria bombardeó los alrededores de una base militar del noroeste del país que los rebeldes tienen sitiada desde hace más de dos meses, según la misma fuente. También en la provincia de Idleb, helicópteros ametrallaron la localidad de Binneche, agregó.

Cerca de Damasco, en Daraya, al suroeste de la capital, tenían lugar combates, también según el OSDH.

En otro suburbio damasceno, Sbina, la explosión de un coche bomba dejó cuatro muertos y diez heridos, en su mayoría alumnos de una escuela de la zona, según la televisión estatal.

apr