Moscú.- El gobierno ruso rechazó hoy que los movimientos de su flota en el Mar Negro representen amenaza alguna para Ucrania y aseguró que sus actividades se efectúan de conformidad con los acuerdos permanentes entre los dos países.

El viceministro ruso de Defensa, Anatoly Antonov, detalló este jueves los ejercicios militares que su país lleva a cabo cerca de la frontera con Ucrania, luego de que Estados Unidos pidió a Moscú transparencia para evitar que se malinterpreten sus movimientos.

Antonov declaró a la prensa rusa que en la actualidad todas las unidades realizan su rutina diaria, incluyendo el entrenamiento de combate, y estas acciones no representan una amenaza para ningún país, ni para Ucrania.

Agregó que la colocación, la fuerza y cantidad de armas y personal militar fueron en estricto cumplimiento de los acuerdos bilaterales existentes, de acuerdo con despachos de la agencia rusa de noticias RIA Novosti.

La aclaración del viceministro ruso de Defensa también estuvo dirigida a Ucrania, cuyo presidente interino Oleksander Turchinov exigió a Moscú que mantenga a las tropas de su flota en el Mar Negro en sus bases.

Cualquier movimiento en territorio ucraniano será considerado una agresión , advirtió Turchinov después de que las fuerzas de seguridad de su país fueron puestas en estado de alerta ante la toma esta mañana de dos edificios del gobierno en Crimea, región autónoma de Ucrania.

Hombres armados no identificados tomaron la sede del Parlamento regional y el edificio del Consejo de Ministros, sobre los cuales levantaron la bandera rusa, en la península de Crimea, frente a la que se ubica gran parte de la flota de Rusia.

Grupos de ciudadanos pro-Rusia han estado protestando en los últimos días en medio de las turbulencias en curso en Ucrania.

Moscú ha insistido en que no va a interferir en los asuntos de su vecino, pero ha expresado su preocupación por la discriminación contra los rusos étnicos en la región.

nlb