Moscú.- Rusia podría congelar sus trabajos en el proyecto del gasoducto Turkish Stream por varios años en represalia contra Ankara por el derribo de un avión de combate, dijeron a Reuters dos fuentes del gigante del gas ruso Gazprom.

El Kremlin impuso sanciones comerciales a Turquía la semana pasada por el incidente con el caza ruso, pero hasta el momento las medidas no afectaban a las exportaciones energéticas a Turquía, el corazón de su relación económica.

NOTICIA: Putin rechaza entrevistarse con Erdogan en París

La suspensión de los trabajos en el gasoducto -destinado a bombear gas ruso a través de Turquía hacia el sureste de Europa sin pasar por Ucrania- tendría un efecto más simbólico que práctico, porque el proyecto ya está afectado por retrasos y dudas sobre su viabilidad.

Un posible aplazamiento tampoco afectaría a otro proyecto ruso para impulsar las exportaciones de gas al norte de Europa. Gazprom sigue adelante con sus planes para ampliar el gasoducto Nord Stream hacia Alemania a pesar de la resistencia de varios países ex comunistas en el este de Europa.

NOTICIA: Turquía derribó caza ruso para proteger tráfico de crudo del EI: Putin

Fuentes de Gazprom indicaron que todavía no se ha tomado ninguna decisión en la compañía sobre posibles cambios en el calendario de Turkish Stream en repuesta a la situación con Ankara, aunque precisaron que se están esperando instrucciones del presidente, Vladimir Putin.

"Estamos esperando que el jefe de Estado, como es probable, declare el congelamiento de Turkish Stream o que anuncie, al menos, algún tipo de tiempo muerto", afirmó una fuente de Gazprom, que habló bajo condición de mantener el anonimato.

NOTICIA: Petróleo en manos del ISIS, nuevo conflicto entre Turquía y Rusia

Una segunda fuente en Gazprom, que también pidió no ser identificada, dijo: "Esperamos que Turkish Stream sea aplazado unos pocos años, en lugar de su cancelación completa".

mac