Moscú.- El ministro ruso de Relaciones Exteriores, Serguei Lavrov, afirmó el sábado que Rusia continuará sus contactos con la oposición siria y que no tiene intención de dar refugio en su territorio al presidente Bashar al Asad.

"Próximamente tenemos algunos contactos previstos" con los opositores sirios, dijo Lavrov a periodistas, citado por las agencias de prensa rusas.

"Tanto en Rusia como en el extranjero, en donde está establecida esta gente, nos dicen (los miembros de la oposición siria, NDLR) que lo que está pasando (en Siria) es una revolución contra el régimen", agregó el ministro.

"Les explicamos que si es una revolución no hay que pedir que el Consejo de Seguridad los apoye", continuó, repitiendo que ello no es de las atribuciones de Naciones Unidas.

Rusia es un aliado del régimen sirio, al que le envía armas. La semana pasada bloqueó por tercera vez una resolución impulsada por las potencias occidentales en el Consejo de Seguridad y que amenazaba a Damasco con nuevas sanciones.

Moscú recibió los últimos tiempos a varios opositores sirios, entre ellos el 11 de julio al jefe del Consejo Nacional Sirio (CNS), principal coalición de la oposición siria en el extranjero, Abdel Baset Sayda.

Por otra parte, interrogado sobre la eventualidad para su país de dar asilo a Bashar al Asad, Lavrov respondió: " no pensamos ni siquiera en ello".

mac