Moscú. Rusia bloqueará cualquier intento por parte de Occidente que trate de asegurar el apoyo de la ONU en el uso de la fuerza contra Siria, anunció ayer el Ministro de Relaciones Exteriores de Rusia.

El ministro del Exterior, Serguei Lavrov, indicó que el llamado de Rusia a una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU sobre la violencia en Siria fue dirigida a dejar explícitamente claro que nada podría justificar una intervención militar extranjera.

Por otra parte, diplomáticos occidentales afirmaron que tal llamado se quedó corto en comparación con su demanda de una fuerte censura contra la represión del presidente de Siria, Bashar al-Assad, sobre la población civil, la que lleva hasta el momento un saldo de más de 5,000 personas muertas.

El Consejo de Seguridad ha sido incapaz de ponerse de acuerdo sobre una resolución. En octubre, China y Rusia vetaron un proyecto de resolución propuesto por Europa Occidental y respaldado por EU, que condenaba los ataques de Assad­ y amenazaba con sanciones.

Lavrov afirmó que Rusia rechazará cualquier intento de la ONU por conseguir una sanción que involucre una intervención militar en los asuntos de Siria.

Si algunos pretenden usar la fuerza a toda costa... no podemos evitar que eso suceda. Pero que lo hagan por iniciativa propia y que recaiga en su conciencia, ya que no recibirán ninguna autorización por parte del Consejo de Seguridad de la ONU , comentó.

Lavrov también expuso que Rusia no considera necesario ofrecer una explicación acerca de que un barco ruso entregó municiones a Siria pese a un embargo de armas impuesto por la Unión Europea.

Agregó en una conferencia de prensa que Rusia estaba actuando en el pleno respeto del derecho internacional y no se guiará por las sanciones unilaterales impuestas por otras naciones.

No hemos violado los acuerdos internacionales y las resoluciones del Consejo de Seguridad. Sólo comerciamos con Siria artículos que no están prohibidos por el derecho internacional , explicó.

Lavrov acusó a Occidente de hacer la vista gorda a los ataques de militantes de la oposición y la entrega de armas extranjeras a la oposición siria.

Ellos eluden la cuestión principal. ¿Por qué debemos guardar silencio acerca de las acciones de la oposición extremista contra los edificios administrativos, hospitales, escuelas , expuso.

Argumentó que los suministros de armas a la oposición siria son inaceptables y absolutamente contraproducentes, ya que sólo alimentan la violencia .

Rusia ha sido vista como un apoyo al régimen sirio desde la época soviética, cuando Siria era liderada por el padre de Bashar al-Assad, aunque funcionarios rusos el pasado otoño acogieron a prominentes líderes de la oposición siria en un intento por patrocinar conversaciones.