Sao Paulo.- Un juez federal en Brasil autorizó a la presidenta Dilma Rousseff a comparecer como testigo en una investigación sobre el uso de sobornos para influir en la aprobación de leyes, dijo el miércoles un portavoz judicial.

Rousseff, que no es investigada en el caso, fue llamada por la defensa del empresario Eduardo Valadão, junto a otros políticos, en la pesquisa sobre sobornos conocida "Operación Zelotes".

NOTICIA: Rousseff tiene un mes de gracia para recomponer el rumbo

Valadão fue acusado en noviembre de pagar sobornos para influir en la aprobación de leyes para ayudar a la industria automotriz.

NOTICIA: Aprobación a gestión de Rousseff mejora en Brasil

Rousseff podría dar testimonio por escrito o presentarse ante la corte, dijo el portavoz, que declinó brindar otros detalles.

La investigación está separada de la más conocida sobre corrupción en la estatal Petrobras, que ha involucrado a decenas de políticos cercanos a Rousseff y debilitó su gobierno.

NOTICIA: Rousseff gana importante round en juicio político

El ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, predecesor de Rousseff y su mentor político, también fue convocado para un interrogatorio en la "Operación Zelotes" debido a que la policía investiga si un pago a una de las compañías de su hijo fue un soborno para influir sobre la ley.

mac