Santiago.- La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, visiblemente emocionada, brindó hoy respaldo a los familiares de las víctimas de un incendio registrado esta madrugada en una discoteca de Santa María, estado de Rio Grande do Soul .

El incendio se registró en la discoteca Kiss, que en el momento del suceso estaba ocupada por entre 300 y 400 personas, la mayoría adolescentes, según fuentes policiales y de bomberos, destacó el diario O Globo.

El fuego inició en torno a las 2:00 horas de este domingo, lo que provocó que la mayoría de las víctimas muriera por asfixia.

Según los primeros informes, el incendio comenzó en el techo de la discoteca a consecuencia de un petardo arrojado por la banda de música que tocaba en ese momento, y que prendió la espuma de aislamiento acústico que envolvía el escenario.

El fuego causó pánico y la evacuación de los asistentes se complicó debidos a que únicamente había una salida de emergencia que fue insuficiente para desalojar a varias centenas de personas al mismo tiempo, por lo que la cifra de muertos y heridos puede aumentar.

"Quiero decirle a la población de nuestro país y a la población de Santa María, en este momento de tristeza, que estamos juntos y que trataremos de superar este momento, manteniendo la tristeza", indicó.

En Chile, donde asistía a la Cumbre Celac-Unión Europea y casi al borde del llanto, la mandataria brasileña dijo a periodistas que su gobierno brindará todo el respaldo necesario para rescatar los cuerpos de las víctimas y apurar su identificación.

Añadió que están movilizando personal para rescatar los cuerpos que aún permanecen en el interior de la discoteca, donde murieron al menos 245 personas.

La mandataria brasileña canceló este domingo todas las actividades previstas en su agenda para viajar a Santa María, ubicada a unos 300 kilómetros de Porto Alegre, la capital del estado.

lgl