Salt Lake City. Mitt Romney, el candidato republicano a la presidencia del 2012, pronunció una serie de acusaciones, punto por punto, contra Donald Trump, rogando a los republicanos rechazar la candidatura del magnate, en una elección que tendrá profundas consecuencias para el Partido Republicano, y lo que es más importante, para el país .

Donald Trump es un farsante, un fraude , dijo Romney, a casi 700 personas en la Universidad de Utah.

No tiene el temperamento de un líder estable y serio , declaró Romney. Diciendo que Trump le quiere ver la cara al público de Estados Unidos , un hombre cuya imaginación no debe estar unida con el poder real .

Horas después, Trump respondió al calificar a Romney como alguien que se derrumba en los momentos importantes y quien perdió ante Barack Obama hace cuatro años sólo porque era un muy mal candidato.

En los ataques más notables hacia Trump, Romney y el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, quien fue candidato a la vicepresidencia por el partido en el 2012, exhortaron a los votantes a desairar al magnate y exestrella de reality de televisión, por el bien del país y del partido.

John McCain, candidato del Partido Republicano a la presidencia en el 2008 y actual senador de Arizona, se sumó a la discusión, al destacar muchas preocupaciones sobre las desinformadas y de hecho peligrosas declaraciones del señor Trump sobre cuestiones de seguridad nacional, que han sido planteadas por 65 líderes republicanos de defensa y política exterior .

Había poco precedente para las declaraciones de Romney: nunca antes en la historia política moderna un exnominado a la presidencia de un partido había proclamado un discurso condenando la candidatura del principal candidato del mismo.

Con más osadía, Romney dijo que: Dado el actual proceso de selección de delegados, esto significa que yo votaría por Marco Rubio en Florida, por John Kasich en Ohio y por Ted Cruz o cualquiera de los otros dos precandidatos que tenga la mejor oportunidad de derrotar al señor Trump en un estado específico , comentó Romney.

Sobre las cuestiones nacionales y extranjeras, su carácter moral y su temperamento, Romney dijo que Trump está mal calificado para servir como presidente. Sus observaciones ante el Instituto de Política Hinckley de la Universidad de Utah también incluían a los muchos negocios fallidos del magnate, incluyendo líneas aéreas, vodka y una compañía de hipotecas. Romney expresó su preocupación por las hazañas sexuales de Trump, sus tres matrimonios y sus burlas hacia los inmigrantes mexicanos, discapacitados, mujeres, periodistas y políticos. Pero usted dice. Espera, espera, espera, ¿no es un enorme éxito en los negocios? ¿Es que no sabe de lo qué está hablando? , dijo Romney. No, no lo es. Y no, no lo sabe .

Romney dijo en el Capitolio en Utah que el conservadurismo está siendo desfigurado por algunas ideas y declaraciones de Trump. Sus promesas son tan inútiles como un título de la Universidad Trump , añadió.

Trump expresó su desdén por Romney en una serie de tuits: No soy un Mitt Romney, que no sabe ganar , Romney, uno de los peores candidatos de la historia presidencial, trabaja con la clase dirigente del partido para enterrar un gran triunfo , y Romney no es un buen mensajero para decirle a los republicanos cómo hacerse elegir.

Cuatro años atrás, en Las Vegas, los dos hombres se presentaron juntos en un acto electoral y Trump dijo que era un verdadero honor y privilegio apoyar la postulación de Romney a la Casa Blanca. Romney respondió que estaba encantado de contar con el apoyo de Trump, a quien elogió por su comprensión de cómo funciona nuestra economía y por crear empleos para los estadounidenses .