Ginebra. El presidente iraní, Hasan Rohaní, llegó a Suiza, donde se reunirá el martes con miembros del gobierno helvético para abordar principalmente la necesidad de salvar el acuerdo nuclear tras la salida del mismo de Estados Unidos.

“Esta visita representa una oportunidad para tratar el futuro del Plan Integral de Acción Conjunta y los acuerdos con la Unión Europea, sobre todo teniendo en cuenta que Austria ha asumido la presidencia rotatoria de la Unión desde ayer”, declaró Rohaní antes de abordar su avión en Teherán.

Rohaní aterrizó en el aeropuerto de Zurich, donde fue recibido con honores militares y saludado por el presidente de turno del gobierno suizo, Alain Berset.

Mientras, en Berna unos 50 iraníes protestaban contra la visita oficial de Rohaní a la ciudad, por considerar que Teherán comete violaciones de los derechos humanos y apoya el terrorismo.

Rohaní y Berset mantuvieron una primera reunión en Berna, en la que participaron el consejero federal de Asuntos Exteriores de Suiza, Ignazio Cassis, y su homólogo iraní, Mohamad Yavad Zarif.

Las conversaciones oficiales se iniciarán hoy en presencia además del vicepresidente y consejero federal de Finanzas de Suiza, Ueli Maurer, y los responsables del gobierno suizo de Justicia y Policía, Simonetta Sommaruga, y de Economía, Educación e Investigación, Johann Schneider-Ammann.

De acuerdo con el Ejecutivo helvético, las conversaciones con Rohaní se centrarán en los últimos acontecimientos con respecto al acuerdo nuclear iraní, que fue firmado en el 2015 por Irán, Estados Unidos, China, Rusia, Francia, el Reino Unido y Alemania para limitar el programa atómico de Teherán a cambio del levantamiento de las sanciones internacionales.

“El objetivo es encontrar vías para preservar el progreso hecho como resultado del acuerdo y para asegurar la no proliferación de armas nucleares en la región, pese a la decisión de EU de retirarse”, del pacto, señaló el gobierno suizo.

Las dos delegaciones también analizarán la situación en Oriente Medio y los dos mandatos protectores que ejerce Suiza en nombre de Estados Unidos en Irán desde 1980 y en nombre de la República Islámica en Arabia Saudita y de este último país en Teherán desde el 2017.

También figuran en la agenda la cuestión de cómo pueden mejorarse las relaciones bilaterales entre Suiza e Irán “a la luz de la decisión de Estados Unidos de reintroducir sanciones” contra Teherán, que estaban suspendidas desde el 2016.

Irán se encuentra en plena batalla geoestratégica frente a Trump.