Numerosas personas celebraron misas funerarias en Estambul para rendir homenaje a Cherif y Said Kouachi, los hermanos que masacraron a 12 personas en París la semana pasada.

Unas 160 personas, en su mayoría hombres, gritaron "¡Dios es grande!" y mostraron una imagen de Osama Bin Laden a un lado y a los hermanos Kouachi sobreimpuestos sobre una vista de parís en el otro.

Los hombres gritaron lemas mientras sostenían letreros más pequeños con textos como "Todos somos Cherif" y "Todos somos Said".

La reunión ocurrió en momentos que las autoridades francesas y alemanas arrestaron a por lo menos 12 personas sospechosas de tener vínculos con el grupo Estado Islámico y una estación de trenes fue evacuada, al tiempo que Europa está en alerta por nuevos ataques terroristas potenciales.

rarl