Tegucigalpa. Ricardo Zúñiga, nombrado por el presidente Joe Biden como coordinador de ayuda en el Triángulo Norte (Guatemala, El Salvador y Honduras) inició una gira por esa región evitando Honduras debido a la crisis que mantiene al presidente Juan Orlando Hernández contra las cuerdas por sus posibles vínculos con el narcotráfico señalados por un juez en Nueva York.

El canciller hondureño Lisandro Rosales restó importancia a la ausencia del funcionario estadounidense, quien por cierto, nació en Honduras, al declarar: "Me alegra por El Salvador y Guatemala que ya estén iniciando estos diálogos con los Estados Unidos. Honduras inició el 4 de febrero", afirmó Rosales. "Con nosotros ya van más avanzados", recalcó el ministro.

El primer problema con el que se topará Ricardo Zúñiga serán las enormes diferencias que exiten entre los presidentes de la región del Triángulo Norte. La semana pasada, el presidente de El Salvador Nayib Bukele se mostraba contento por no haber invitado a su toma de posesión a su par hondureño Juan Orlando Hernández debido a la mala imagen que le persiguen las acusaciones por su vínculo con el narcotráfico.

“Maneja una agenda de izquierda”

La congresista demócrata nacida en Guatemala, Norma Torres, le ha pedido al presidente Biden que la ayuda económica que considere entregar para el desarrollo del Triángulo Norte, no se la envíe directamente a los gobiernos de la zona por corruptos. Le pide que sea a través de ONG’s.

El canciller hondureño respondió a los señalamientos indicando en un noticiero de la televisión local: “Falta muchas veces a la verdad (Norma Torres). Que sea feliz criticando, nosotros trabajaremos con la administración Biden de cerca” (La Prensa, 5 de abril).

La visita de Zúñiga se produce cuando los cruces de migrantes en la frontera entre México y Estados Unidos marcaron un récord en marzo, lo que agrega urgencia al impulso de Biden para renovar la política fronteriza de su país y, al mismo tiempo, controlar esos movimientos crecientes de gente.

Bukele también lanzó una campaña en contra de la congresista Torres por haber colocado en su cuenta de Twitter una foto de los cadáveres de un padre y su hija, salvadoreños, en su intento de cruzar la frontera de EU en 2019.

Crisis migrante

La visita de Zúñiga se produce cuando los cruces de migrantes en la frontera entre México y Estados Unidos marcaron un récord en marzo, lo que agrega urgencia al impulso de Biden para renovar la política fronteriza de su país y, al mismo tiempo, controlar esos movimientos crecientes de gente.

La reunión de Zúñiga con el presidente guatemalteco Alejandro Giammattei será seguida el día de hoy por conversaciones con otros funcionarios guatemaltecos en las que se abordarán, más allá de la migración, temas de seguridad y desarrollo económico.

A Bukele le disgusta que a su país se le considere parte del Triángulo Norte. “Cada día queda más claro que un plan que piensa que existe un “triángulo del norte” tiene CERO posibilidades de éxito”, escribió en Twitter.

geopolitica@eleconomista.mx