Ciudad de México. Uno de los objetivos planteados por el presidente mexicano en política exterior al inicio de su gobierno era recuperar el liderazgo en la región latinoamericana. “Volvimos a ser el líder referente de muchos temas en la región”, así lo comenta a El Economista Maximiliano Reyes, subsecretario de la región en la Secretaría de Relaciones Exteriores.

“Empezamos con la elaboración del Plan de Desarrollo Integral con Honduras, Guatemala y El Salvador”, comentó. Uno de los contenidos de este programa es la migración. “Logramos reducir la migración irregular a partir de acciones de cooperación para el desarrollo económico, para la generación de empleos en esos tres países”.

México encabeza la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac). La agenda de la presidencia se topó con la crisis sanitaria del Covid-19, sin embargo, Maximiliano Reyes habla sobre algunos avances: “la puesta a disposición de materiales y equipo médico como los ventiladores mexicanos a los países de América latina y el Caribe, la creación de la vacuna latinoamericana entre México y Argentina, con el apoyo de la Fundación  Slim y los laboratorios AstraZeneca”.

Celac, perfil de cooperación

Debido a la enorme polarización política que existe en América Latina y en el mundo, el gobierno de México desea darle un perfil de cooperación a la Celac. “Queremos que la Celac se convierta en el organismo multilateral propio de la cooperación internacional entre América Latina y el Caribe; que en la OEA (Organización de Estados Americanos) se traten las cuestiones políticas; en el BID (Banco Interamericano de Desarrollo) las cuestiones financieras”, comentó.

Finalmente, el subsecretario apunta que México ha recobrado el asilo como eje importante de su política exterior ya que todavía existen casos de personas que se encuentran en riesgo por sus ideas.