El nuevo rey Salman de Arabia Saudí aseguró este viernes que no habrá cambios en la política del reino tras la muerte de su predecesor y llamó a la unidad entre los musulmanes divididos por la guerra.

"Seguiremos, con la fuerza de Dios, sobre el camino recto que este estado ha seguido desde su creación por el rey Abdel Aziz Ben Saud y por sus hijos después de él", dijo el soberano en un mensaje retransmitido en televisión.

"Dios ha querido que tenga esta gran responsabilidad... Rezo para que me apoye", declaró Salman, de 79 años.

Asimismo, el rey saudí designó como segundo príncipe heredero (el heredero directo es Muqrin, otro hermanastro de Abdalá) a Mohamed Ben Nayef, hasta ahora ministro del Interior.

También nombró ministro de Defensa a uno de sus hijos, Mohamed Ben Salman.

erp