Nueva York. Una revuelta de grandes donantes en Wall Street está afectando las aportaciones a los dos comités demócratas de campañas por asientos en el Congreso, ya que las contribuciones de la capital financiera global se han desplomado 65% del nivel de hace dos años.

La caída de los apoyos se está dando entre los mismos banqueros, ejecutivos de fondos de cobertura y presidentes de firmas de servicios financieros que están más molestos con la propuesta de reforma regulatoria del sector financiero, que la Cámara Baja aprobó la semana pasada sin ningún respaldo republicano. El Senado deberá debatir la reforma este mes.

La caída libre de contribuciones en el área de Nueva York ha dejado a los demócratas con recursos muy disminuidos para defender sus mayorías en ambas cámaras del Congreso en las elecciones intermedias de noviembre.

Aunque los comités demócratas de campaña para ambas cámaras han registrado un descenso de 16% en aportaciones totales, comparado con la misma etapa de la campaña del 2008, los líderes partidistas están preocupados por la pérdida de los grandes donantes. Los dos comités han recibido 49.5 millones de dólares en el actual ciclo electoral de donantes que han aportado 1,000 dólares o más, contra 81.3 millones en el último ciclo.

Según un análisis de The Washington Post, de los datos presentados a la Comisión Federal Electoral (FEC), Nueva York representa la mitad de la caída en aportaciones. Los donantes neoyorquinos, la mayor parte de los cuales está representada por el distrito financiero, han aportado 8.7 millones en el actual ciclo, contra 23.9 millones de dólares del anterior. A estas alturas de la campaña intermedia del 2006, los donantes de Nueva York habían aportado a los candidatos demócratas al Congreso más del doble que en el actual ciclo, cuando los republicanos dominaban ambas cámaras y ocupaban la Casa Blanca.

Según los analistas políticos, las principales razones de la caída en las contribuciones son los temores sobre la recuperación económica, pero también la personalidad de los líderes de los comités de campaña. Pero la razón de más peso es la molestia que dicen sentir los ejecutivos financieros por la forma en que se les ha tratado a pesar de su apoyo a los demócratas en los últimos cuatro años. Muchos de los principales donadores de Nueva York declinaron hacer comentarios.

Algunos líderes demócratas afirman que es más importante empujar la reforma de Wall Street que una caída en los donativos políticos. Los demócratas han trabajado muy duro para que se apruebe una reforma financiera con una supervisión más estricta del sector, y no es ningún secreto que los bancos estaban en contra , dice Deirdre Murphy, vocera del Comité Demócrata de Campaña para el Senado. Creemos que evitar otro colapso financiero es lo más responsable que podemos hacer y, al final del día, tendremos los recursos para hacer campaña por nuestros estados objetivo, al igual que nuestros candidatos .

En su análisis de las cifras de la FEC, el WP descubrió que en el ciclo electoral del 2008, la región de la ciudad de Nueva York y suburbios representaron 28% del total de las contribuciones de campaña; mientras que en presente ciclo la participación es inferior al 10 por ciento.

Más de 600 donantes del 2008, cuyas aportaciones sumaron más de 10 millones de dólares con contribuciones de entre 1,000 y 50,000 dólares, se abstuvieron de donar en el presente ciclo.

Uno de ellos, Leon Black, fundador del fondo Apollo Global Management con 53,000 millones en activos bajo gestión, y quien había donado 200,000 dólares a la causa demócrata en las dos últimas elecciones, también declinó.