Tucson. La campaña de Donald Trump en Arizona se ha centrado en una posición dura contra la inmigración irregular, un mensaje que sus partidarios han adoptado con entusiasmo en una serie de actos electorales tensos durante el fin de semana, antes de las elecciones primarias de mañana en el estado fronterizo con México.

La inmigración ilegal se va a acabar , prometió Trump en Tucson el sábado por la noche. Es peligrosa , dijo. Terrible .

En mítines el sábado en Phoenix y Tucson, el magnate fue presentado por la exgobernadora de Arizona Jan Brewer, quien aprobó leyes migratorias duras cuando estuvo en el cargo, y por el jefe de policía Joe Arpaio, quien ganó fama persiguiendo a los inmigrantes ilegales.

En los dos actos hubo protestas. En el mitin al aire libre en Phoenix, los activistas bloquearon la carretera que llevaba al recinto durante varias horas antes de que comenzara, y más tarde en Tucson interrumpieron a Trump y fueron expulsados del evento.

En Tucson, un manifestante portaba un cartel con la imagen de una bandera confederada sobre la imagen de Trump. Otro manifestante llevaba una tela al estilo del Ku Klux Klan. Un hombre del público atacó al manifestante con el cartel de la bandera confederada, y le propinó patadas y puntapiés antes de ser arrestado. Los manifestantes fueron expulsados por personal de seguridad.