Washington. Un alto funcionario republicano en el estado de Georgia manifestó el día de ayer 2 de diciembre, que las afirmaciones infundadas de fraude en las elecciones del presidente Donald Trump estaban alimentando amenazas de muerte contra los trabajadores electorales.

Brad Raffensperger, secretario de Estado de Georgia, fue el segundo funcionario estatal en pocos días en instar a Trump a bajar el tono de su retórica.

Trump ha acusado repetidamente de un fraude electoral en Georgia pero no ha presentado evidencia que sustente su reclamo. Un recuento confirmó que el presidente electo Joe Biden ganó la elección en el estado sureño por unos 10,000 votos.

“Incluso después de que esta oficina solicitó que el presidente Trump intentara sofocar la retórica violenta que nace de sus continuas afirmaciones que dicen haber ganado los estados donde obviamente perdió, tuiteó: ‘Expongan el fraude electoral masivo en Georgia’”, manifestó Raffensperger.

“Este es exactamente el tipo de lenguaje que está en la base de un entorno de creciente amenaza para los trabajadores electorales que simplemente están haciendo su trabajo”, dijo.

“Continuaremos haciendo nuestro trabajo, respetando la ley y siguiendo el procedimiento”, dijo.

Otro funcionario de Georgia, el gerente del sistema de votación Gabriel Sterling, también republicano, criticó a Trump el día de ayer 2 de diciembre, por no condenar las amenazas a los trabajadores electorales.

“Señor presidente, parece una pérdida probable en el estado de Georgia”, dijo Sterling, visiblemente enojado. “Tiene derecho de acudir a los tribunales”.

El presidente “debe dejar de inspirar a las personas a cometer actos de potencial violencia”. “Alguien va a salir herido. Alguien va a recibir un disparo. Alguien va a morir. No está bien”, dijo Sterling.

Se alista para el 2024

Cada día más aislado en su cruzada para desafiar la victoria de Joe Biden en las pasadas elecciones presidenciales de Estados Unidos, Donald Trump evoca abiertamente la posibilidad de presentarse de nuevo a la reelección en el 2024.

“Han sido cuatro años increíbles. Estamos tratando de hacer otros cuatro años (de mandato). De lo contrario, los veré en cuatro años”, expresó Trump el martes en la noche, durante una fiesta navideña en la Casa Blanca.

El evento, al que asistieron funcionarios del Partido Republicano, no estaba abierto a la prensa, pero poco después empezó a circular un vídeo del discurso del mandatario.

Recluido en la Casa Blanca, limita sus apariciones públicas tanto como sea posible, de tal manera que la única comunicación presidencial han sido furiosos tuits sobre supuestos fraudes electorales, que hasta ahora no han sido sustentados con evidencia, y que incluso algunos de sus aliados refutan.