Dubai. El presidente Donald Trump advirtió a Irán que cualquier ataque a “cualquier cosa estadounidense” se enfrentaría a una “gran y abrumadora fuerza”, luego de las críticas que el gobierno iraní hizo por las nuevas sanciones de Estados Unidos.

Irán respondió a la invitación de Trump sobre el regreso a la diplomacia acusando a Estados Unidos de cortar permanentemente la vía diplomática y de mentir en sus anuncios cuando se ha manifestado abierto a negociar.

Según Trump, “los líderes iraníes sólo entienden la fuerza y el poder, y Estados Unidos tiene al día de hoy el ejército más poderoso del mundo”.

El liderazgo de Irán “no entiende las palabras ‘amable’ o ‘compasión’ porque nunca las han manifestado”, dijo Trump en una serie de tuits.

“Indignantes e idiotas”

Los funcionarios iraníes criticaron las nuevas sanciones contra el líder supremo de Irán, el ayatola Ali Khamenei, diciendo que la Casa Blanca “se había quedado mentalmente paralizada”.

En un ardiente discurso televisado, el presidente iraní, Hassan Rouhani, dijo que las restricciones contra el líder supremo de Irán eran “indignantes e idiotas” y dijo que serán un “fracaso” por parte de la administración de Trump para aislar a Irán.

Trump calificó los comentarios de Rouhani de “ignorantes e insultantes”, diciendo que sólo muestran que Irán no “comprende la realidad”.

“Usted llama a las negociaciones. Si está diciendo la verdad, ¿por qué razón está tratando de sancionar a nuestro ministro de Relaciones Exteriores?”, comentó Rouhani, refiriéndose a los comentarios de funcionarios estadounidenses que sugieren planes para sancionar al ministro de Relaciones Exteriores, Mohammad Javad Zarif, a fines de este mes.

Pompeo agrega leña

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, durante un viaje inesperado a Afganistán, manifestó a los reporteros que la reacción de Irán fue “un poco inmadura e infantil”.

Dijo que Teherán debe “saber que Estados Unidos seguirá siendo firme al emprender las acciones que el presidente estableció en clara estrategia para crear estabilidad en el Medio Oriente.

El presidente Rouhani dijo que las sanciones contra Khamenei, a quien Trump describió como “el último responsable de la conducta hostil del régimen”, fueron inútiles porque el líder de 80 años no mantiene activos financieros en el extranjero.

“La paciencia estratégica de Teherán no significa que tengamos miedo”, remató el mandatario iraní.

Irán no tiene actualmente un programa de desarrollo de armas nucleares y ha cumplido con las restricciones a sus actividades de energía atómica establecidas en el acuerdo del 2015 que negoció con las potencias mundiales, incluido Estados Unidos.

Zarif expresó que Irán no desarrollará armamento nuclear con base a estrategias o elementos religiosos.