Los restaurantes, cafés y bares de París podrán colocar mesas adicionales en sus terrazas para recibir más clientes cuando vuelvan a abrir el martes, tras dos meses de clausura, debido a que sus salas interiores por ahora deberán permanecer cerradas.

"Durante esta crisis, París necesita apoyar a sus restaurantes y bares. Son el corazón de nuestra ciudad", declaró Anne Hidalgo, alcaldesa de París, en la edición dominical del diario Le Parisien.

Mientras que en otras partes de Francia este tipo de establecimientos abrirán por completo el martes, el elevado índice de casos de Covid-19 preocupa en la capital, densamente poblada, y la probabilidad de un mayor contagio llevaron a aplicar medidas limitadas por el momento.

Sin embargo, los restaurantes y cafés parisinos podrán extender sus mesas en las aceras e, inclusive, ubicarlas en los estacionamientos ubicados frente a sus locales.

Además, podrán ampliar sus terrazas frente a los comercios vecinos de otros rubros, si sus propietarios no se oponen, señaló Jean-Louis Missika, vicealcalde encargado de urbanismo.

Asimismo, los impuestos (elevados) a las terrazas también fueron suspendidos, tanto en la capital como en otras ciudades francesas, para apoyar al sector a recuperarse por los cierres a causa del coronavirus.

"Esto va a permitir a estas empresas levantarse y volver a crecer", indicó Didier Chenet, presidente del GNI que reúne a los propietarios de restaurantes. Además, señaló que París cuenta con unos 12,500 establecimientos con terrazas, pero solamente 1,500 están cubiertas.

Incluso, varios restaurantes de París abrieron durante el fin de semana de Pentecostés, y la policía se hizo de la vista gorda ante las terrazas improvisadas el sábado por toda la ciudad.

Hidalgo declaró también a Le Parisien que algunas calles estarán cerradas al tráfico por completo en algunos barrios, como es el caso de la pintoresca Rue Lepic en (la colina de) Montmartre o la Plaza de los Vosgos (Vosges) en el barrio de Le Marais, lugares con vida nocturna.

La reapertura de restaurantes es parte de la segunda fase del plan para levantar el confinamiento en Francia, que también eliminará el límite de desplazamiento de un radio de 100 kilómetros.

Más escuelas reabrirán sus puertas, así como museos y monumentos, a condición de que los visitantes porten mascarillas y sigan itinerarios estrictos.

Sin embargo, las reuniones de más de 10 personas en lugares públicos se mantendrán prohibidas hasta el 21 de junio, y el uso de mascarillas en los transportes públicos sigue siendo obligatorio.