Una gran mayoría de republicanos en el Senado respaldó una enmienda del líder republicano del Senado, Mitch McConnell, que critica la decisión del presidente Trump de retirar las tropas de Siria y Afganistán. Esta enmienda declara que las operaciones del Estado Islámico en ambos países representan una grave amenaza para Estados Unidos.

La medida se presentó como una enmienda a un proyecto de ley sobre otro más amplio acerca de seguridad en el Medio Oriente que aún no se ha aprobado en el Senado y enfrentará desafíos en la Cámara de Representantes.

No obstante, el voto de 68 a 23 fue un signo inequívoco del creciente malestar en las propias filas republicanas del presidente, particularmente cuando se trata de algunas de las decisiones que ha tomado como comandante en jefe.

Los demócratas que votaron en contra de la medida que caracterizaron como un compromiso con una guerra sin fin.

El mes pasado, el presidente anunció que retiraría al personal militar estadounidense de Siria, declarando en una publicación de Twitter que: “Hemos derrotado al Estado Islámico en Siria, la única razón de nuestra presencia allí durante la Presidencia de Trump”.

La reacción de rechazo de los republicanos fue inmediata y se ha mantenido desde entonces. Incluso algunos de los aliados más cercanos del presidente le advirtieron de los peligros de retirarse de los campos de batalla donde Estados Unidos ha logrado avances, pero de ninguna manera ha eliminado a Al Qaeda o al Estado Islámico y sus afiliados.